En el principio creó Dios los cielos y la tierra

solennubes

En el principio creó Dios los Cielos y la Tierra ¿qué fue lo que usted quiso crear primero?

No nos admiramos de que su respuesta sea la Tierra, pues las invitaciones en la Tv, en la radio e incluso en la evangelización, atraen a las personas para resolver sus problemas en la salud, en la familia, económicos, etc. Si observamos el ministerio del Señor Jesús, encontramos que la mayoría que Lo buscaba era atraída por los milagros. Muchos recibieron y enseguida se fueron, no se quedaron, ni regresaron para oír que debemos buscar en primer lugar el Reino de Dios y Su Justicia, porque las demás cosas serán añadidas (Tierra).

Vemos que el principio de Dios fue crear primero el Cielo e inmediatamente después la Tierra. Ese tiene que ser el principio de nuestra vida. El Reino de los Cielos es el sello de Dios, es lo que garantizará que seamos vencedores en todo. A la persona no le sirve de nada lograr incluso resolver algunos problemas en la familia, en la salud, y volverse más rica que Bill Gates. Si no nace de nuevo, otros problemas robarán su paz y su vida continuará estando vacía. El que es nacido de Dios vence.

Imagínese si Dios hubiese creado solo la Tierra, ¡sería un verdadero caos! Así ha sido la vida de mucha gente: un verdadero caos. Por más que la persona luche y haga de todo, incluso conquista algo, sin embargo su vida, su interior, es un verdadero desierto, un vacío enorme, debido a que su foco es solamente la Tierra, pues el Cielo aún no fue establecido en ella.

Por eso muchos se matan. Y no estamos hablando solamente de lugares miserables.
Según una reciente investigación, uno de los mayores índices de suicidio en el mundo se da en Suecia, donde la renta per cápita es altísima y todos tienen su casa, su automóvil…Recientemente, algunas cárceles fueron cerradas por falta de presos.

El problema es que está faltando lo principal, que es el Cielo. Las personas viven como si existiese solo la Tierra. ¿Y qué es ese Cielo? El Señor Jesús llamó a todos los sedientos para que recibieran el Espíritu Santo, para que de su interior fluyeran ríos de agua viva. Aunque usted esté en la iglesia, conquiste una familia feliz, buena salud y se haga millonario, es imposible que esté en paz y sea verdaderamente feliz, sin que el Cielo esté creado en su interior.

Ese tiene que ser el principio de nuestra vida.

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela