Mujer controladora, madre posesiva

madre-controladora

Comandar todo lo que su hijo hace, limitar su libertad de elección y protegerlo excesivamente. Si usted es una madre así, cuidado, usted puede ser demasiado controladora.

Es lo que explica la psicóloga Roseleide da Silva Santos. “Es un comportamiento derivado de una persona controladora, insegura. Ella desea tener todo bajo su mando, con un exceso de protección. Siente que tiene que apropiarse, porque no tiene la claridad de que esa persona realmente la aprecia, entonces, tiene que tenerla.”

Para Roseleide, existe una diferencia entre el sentimiento posesivo y el cuidado excesivo con el hijo. “Es la intromisión, la invasión. Una cosa es preocuparse, estar atenta, otra es invadir, investigar, monitorear, estar siempre en eterna vigilancia, una inquietud constante.”

Efectos alrededor

La consecuencia para el hijo de este sentimiento de posesión puede incluso ser la pérdida de la personalidad. “La posesividad trae la súper-protección, quitando la individualidad e inhibiendo la capacidad que el niño tiene para desarrollarse por cuenta propia, y así no anda con sus propias piernas, sino conforme a los deseos y decisiones de la madre. La inseguridad generada impide que el hijo reaccione delante de los problemas de la vida”, señala Roseleide.

La mujer no se da cuenta de que está siendo posesiva y por eso puede tener otras reacciones. “La madre no nota eso y siempre dirá que es amor, preocupación, cuidado a quien ama. No lo va a admitir o reconocer y, si acaso su hijo reacciona ante sus excesos, no haciendo exactamente de la forma como ella quiere, se va sentir frustrada, insegura, colocándose como víctima, haciendo un chantaje emocional”, dice.

También es posible que el matrimonio sea afectado por esta posesión de la mujer en relación a su hijo. “Si ella vive exclusivamente para el hijo, no tiene otras razones para vivir y eso termina denunciando que hay algo dentro del matrimonio que no está bien”, advierte la psicóloga.

Según Roseleide, esta madre por sí sola no logra concientizarse de que actúa así con su hijo. “Piensa que no está haciendo nada malo. Las evidencias de esta actitud vendrán muchas veces a través de otras”, finaliza.

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela