Contra – La navidad

contrlanavidad

Mi hermana y yo nos quedábamos ansiosas esperando ese día todos los años. Comprábamos un vestido nuevo tanto para usar el día de navidad en la iglesia como en la cena en familia en la casa de un familiar.

En casa, era yo quien decoraba nuestro árbol de Navidad, imagina una Cris orgullosa. Recibíamos regalos de amigos y familiares y lo mejor era la hora del amigo oculto, ¿quién será que sacó mi nombre este año?

Era en esa época también que donábamos nuestros juguetes a los pobres. Me sentía bien de saber que estaba ayudando a algún niño necesitado.

Crecimos celebrando la Navidad. Después de llegar a la fase adulta y tras haber celebrado la Navidad toda la vida, vino la bomba: La Navidad es una fiesta pagana. Quedé impactada, no habría árboles de Navidad ni decoraciones para la casa. Ya no habría fiestas ni regalos… Fue muy difícil al principio. Aún hoy, cuando miro para el brillo de las decoraciones de navidad, tengo que esforzarme para que mis ojos no brillen.

Las decoraciones en los árboles se iniciaron con paganos que adoraban a ídolos y cuando Roma se adhirió al “cristianismo” decidió mezclar las culturas y esa costumbre pagana surgió en el Cristianismo. Fue sólo decir que aquel niño, hijo de Semyramis, era el Señor Jesús y que aquella mujer Semyramis, era María, y ya – todo el mundo aceptó la idea sin al menos pensar un poquito.

Empecé a notar cómo muchas personas que no tenían familia caían en una profunda depresión durante las vacaciones. Personas que se suicidaban en plena época de Navidad , precisamente porque se sentían excluidas . Otras se emborrachaban o se matan en accidentes de tráfico. Por no hablar de la deuda que las personas crean debido a la cantidad que gastan en regalos y viajes.

¿Era esto lo que Dios tenía en mente cuando el Señor Jesus nació? ¿Y por qué será que Él no quiso dar a conocer su fecha de nacimiento para que lo celebremos?

Porque lo que Él más quería era que nos acordáramos lo que Él vino a hacer. Analice:

“De la misma manera tomó también la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto cuantas veces la bebáis en memoria de mí. 26 Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga”

(1 Corintios 11:25,26)

Por lo tanto, yo no celebro la Navidad y para aquellos que van a decir, pero ¿y el momento en familia? ¡Lo hago durante todo el año! No necesito una fecha específica para valorar a mi familia de la fe. Inclusive, sugiero a todos a hacer lo mismo, pues es muy bueno vivir en unión diariamente #amo!

Fuente: blogs.universal.org/cristianecardoso/es

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela