Jesús ya sacrificó. ¿También tengo que sacrificar?

sacrificar

“Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.” (Mateo 11:12)

Así como es imposible mantener el matrimonio sin el sacrificio de la pareja, también es imposible mantener un pacto con Dios sin el sacrificio personal. El sacrificio de renuncia a sí mismo, el sacrificio del peso de la cruz y el sacrificio de andar en los pasos de Jesús día a día hasta la muerte. El pacto, la alianza, la pareja o el matrimonio exigen entrega, dedicación y fidelidad.

Además del Calvario, el Señor Jesús continúa sacrificando al tolerar nuestros errores y debilidades diarias. De nuestra parte tiene que haber abnegación de la voluntad propia, soportar la cruz del rechazo de los hijos del mundo y andar en Sus pasos día a día. ¿Es fácil? No, no lo es. Pero, ¿quién prometió facilidad en la conquista del Reino de los Cielos?

Jesús advierte que estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan (Mateo 7:14).

Por lo tanto, quien cree que Jesús ya sacrificó y que no tiene necesidad de sacrificar también, se va al infierno, incluso creyendo en Jesús. El Reino de los Cielos no es para indolentes, perezosos o para quien quiere facilidades. Quien quiere las cosas fáciles que tome sopa de lombrices.

Es imposible mantener un pacto con Dios sin el sacrificio personal.

Si usted quiere aprender más sobre la fe, participe de una reunión en la Universal. Haga clic aquí para encontrar la dirección de la iglesia más cercana a usted.

(*) Fuente: Libro “El Pan nuestro para 365 días”, del obispo Edir Macedo

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela