¿Qué era lo que Abraham más quería?

abraham-queriaEs muy probable que la respuesta haya venido automáticamente a su mente: “¡Un hijo, claro!” Pero, en realidad, el querer de  iba mucho más allá de eso, conforme sus actitudes lo pueden comprobar. El deseo que ardía dentro de su pecho no era simplemente el dAbrahame recibir – la bendición, el hijo -, sino que era el de dar, el de ser la propia bendición, el de generar una nación para la gloria de Dios.

Lo que Abraham más quería no era un hijo. Si todo lo que él quería hubiese sido un hijo, no lo hubiera sacrificado en el Altar – después de todo, ¡ya lo tenía! Pero lo que Abraham más quería era agradar a Dios.

Realmente, hubo un cierto momento en el que todo lo que quería era un hijo. La visión de Abraham estaba enfocada en eso.

Señor Dios, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo? Génesis 15:2 .

Inmediatamente, Dios lo llevó hacia afuera y le mostró las estrellas del cielo. Entonces, la visión de Abraham se abrió.

A partir de ese momento, comprendió que lo que estaba en cuestión no eran sus propios planes, sino los Planes de Dios. De pronto, su pedido que, hasta entonces, parecía tan grande, se volvió insignificante delante de lo que Dios quería – después de todo, ¿qué es un hijo comparado con una nación? El héroe de la fe notó que un hijo podría responder a su necesidad, pero no era suficiente para responder a la necesidad del Plan de Dios. Por consiguiente, todo lo que él comenzó a desear más fue agradar a Dios, respondiendo a las necesidades de Su proyecto por medio de la nación que nacería de él.

Cuando notamos que lo que tenemos y queremos es poco en relación a lo que Dios tiene y quiere, no tenemos miedo de sacrificar, de dar lo que quiera que sea. Incluso sintiendo el dolor palpitando en su pecho, Abraham entregó a su hijo en el Altar, porque su visión no estaba más en Isaac, sino en las estrellas del cielo y en la arena del mar. Su sueño era el sueño de Dios, y Abraham sabía que Dios jamás le pediría hacer algo que impidiese Su propio sueño.

Quizás usted esté enfocado solo en un hijo – la solución de un problema, sea familiar, sentimental, económico o en la salud – y no ha visto la grandeza de aquello que Dios planea hacer a través de su vida. Quizás ese hijo sea suficiente para usted, pero no lo es para Dios. ¿Y qué es lo que usted más quiere? ¿Agradarse a sí mismo o a Dios? ¿Aferrarse a lo que usted ya tiene y desea, o aferrarse a lo que Dios tiene y desea para usted y para la humanidad?

Abraham no fue egoísta. Muy por el contrario: no tuvo miedo de renunciar a su sueño por el sueño de Dios. Y, a fin de cuentas, ¿sabe de lo que él se dio cuenta? De que no necesitaría quedarse sin su hijo, solo era necesario que no tuviera su corazón en él. Y, porque el corazón de Abraham no estaba en su hijo – sino en Dios -, el Altísimo pudo concederle su deseo, y añadirle realizaciones aun mayores a su vida.

Es muy probable que la respuesta haya venido automáticamente a su mente: “¡Un hijo, claro!” Pero, en realidad, el querer de Abraham iba mucho más allá de eso, conforme sus actitudes lo pueden comprobar. El deseo que ardía dentro de su pecho no era simplemente el de recibir – la bendición, el hijo -, sino que era el de dar, el de ser la propia bendición, el de generar una nación para la gloria de Dios.

Lo que Abraham más quería no era un hijo. Si todo lo que él quería hubiese sido un hijo, no lo hubiera sacrificado en el Altar – después de todo, ¡ya lo tenía! Pero lo que Abraham más quería era agradar a Dios.

Realmente, hubo un cierto momento en el que todo lo que quería era un hijo. La visión de Abraham estaba enfocada en eso. Señor Dios, ¿qué me darás, siendo así que ando sin hijo? Génesis 15:2 . Inmediatamente, Dios lo llevó hacia afuera y le mostró las estrellas del cielo. Entonces, la visión de Abraham se abrió.

A partir de ese momento, comprendió que lo que estaba en cuestión no eran sus propios planes, sino los Planes de Dios. De pronto, su pedido que, hasta entonces, parecía tan grande, se volvió insignificante delante de lo que Dios quería – después de todo, ¿qué es un hijo comparado con una nación? El héroe de la fe notó que un hijo podría responder a su necesidad, pero no era suficiente para responder a la necesidad del Plan de Dios. Por consiguiente, todo lo que él comenzó a desear más fue agradar a Dios, respondiendo a las necesidades de Su proyecto por medio de la nación que nacería de él.

Cuando notamos que lo que tenemos y queremos es poco en relación a lo que Dios tiene y quiere, no tenemos miedo de sacrificar, de dar lo que quiera que sea. Incluso sintiendo el dolor palpitando en su pecho, Abraham entregó a su hijo en el Altar, porque su visión no estaba más en Isaac, sino en las estrellas del cielo y en la arena del mar. Su sueño era el sueño de Dios, y Abraham sabía que Dios jamás le pediría hacer algo que impidiese Su propio sueño.

Quizás usted esté enfocado solo en un hijo – la solución de un problema, sea familiar, sentimental, económico o en la salud – y no ha visto la grandeza de aquello que Dios planea hacer a través de su vida. Quizás ese hijo sea suficiente para usted, pero no lo es para Dios. ¿Y qué es lo que usted más quiere? ¿Agradarse a sí mismo o a Dios? ¿Aferrarse a lo que usted ya tiene y desea, o aferrarse a lo que Dios tiene y desea para usted y para la humanidad?

Abraham no fue egoísta. Muy por el contrario: no tuvo miedo de renunciar a su sueño por el sueño de Dios. Y, a fin de cuentas, ¿sabe de lo que él se dio cuenta? De que no necesitaría quedarse sin su hijo, solo era necesario que no tuviera su corazón en él. Y, porque el corazón de Abraham no estaba en su hijo – sino en Dios -, el Altísimo pudo concederle su deseo, y añadirle realizaciones aun mayores a su vida.

Obispo Macedo

 

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Una respuesta a “¿Qué era lo que Abraham más quería?”


  • Buenas tardes, Dios cuando nos pide algo tenemos que dárselo porque al fin de cuentas lo que nosotros somos es Administradores de el, morimos y nada nos llevamos.el nos dio todo: la vida, hijos, profesión, bienes. debemos honrarlo con lo que poseemos. AMEN. HACER UN BUEN SACRIFICIO, PARA RECIBIR NUESTRA BENDICIÓN.

Deje una respuesta





Universal - Venezuela