Las bolsas que ninguna mujer quiere llevar

bolsas040717

Hay un tipo de bolsa que ninguna mujer quiere llevar: las que están debajo de los ojos. La dermatóloga Nicole Perim, explica que esas incómodas marcas, las bolsas palpebrales inferiores, pueden ser ocasionadas por acumulación de grasa o retención de líquidos. “El organismo no puede drenar el líquido que se acumula en esa región, lo que provoca la hinchazón”, afirma.

Causas

Algunos hábitos influyen mucho en la aparición de las temidas bolsas, como aclara Maria Natalia Inacio de Fraia, dermatóloga. Ella señala que no tener una buena noche de sueño y la mala alimentación, llena de grasas, exceso de sodio y poco consumo de agua, pueden ser villanos. Además de estos factores, ella señala que “el envejecimiento tiene un papel importante en la aparición de ellas. La genética y algunas alergias también se asocian a su aparición, así como diversos medicamentos o enfermedades que promueven la retención de líquidos, como alteraciones hormonales que ocurren en el embarazo, las enfermedades de la tiroides y las enfermedades renales”, dice.

La doctora Nicole añade que “algunas personas nacen con la tendencia de acumular grasa alrededor de los ojos, lo que puede empeorar con la edad. Con los años, la piel y los músculos de los párpados se vuelven más flácidos y dejan más evidentes esas bolsas”, agrega.

¿Hay solución?

188141488_00-360x240Para ayudarla a que sean menos evidentes, la doctora Maria Natalia enumera algunos cosméticos disponibles en el mercado. “Las cremas que contienen antioxidantes, vasoconstrictores y componentes calmantes, como cafeína, retinol, vitamina C, árnica, té blanco y polifenoles, por lo general suavizan su apariencia y reducen su volumen. Las vitaminas A y E en los cosméticos también son aliadas poderosas. El retinol y el ácido hialurónico, por ejemplo, estimulan la producción de colágeno. Los cosméticos en versión roll-on son interesantes, porque la temperatura es más fría y los movimientos circulares ayudan a drenar el líquido de la región”, aconseja.

Los trucos caseros son bienvenidos. “Masajear haciendo movimientos circulares con aceites o durante la aplicación de las cremas es muy útil, ya que favorece el drenaje. Ponerse compresas frías (el frío tiene acción vasocontrictora) con té (verde o negro, ricos en cafeína) unos 15 minutos también ayuda bastante”, enseña.

En casos más severos, el tratamiento con aparatos de radiofrecuencia se indica como una forma de disminuir las células de grasa y drenar la hinchazón. Otra opción es el láser con CO2.

Sin embargo, la prevención sigue siendo el mejor remedio. Como no se trata solo de un problema estético, ajustar la alimentación, evitando ingerir alimentos ricos en grasa y sal, y tomar agua con regularidad son acciones muy importantes en la batalla contra la aparición de las inconvenientes ojeras. “Ciertos alimentos como el pepino, la sandía, la uva, la manzana y el tomate, tienen propiedades que favorecen el tratamiento”, concluye la doctora Maria Natalia.

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela