¿En quién usted se refleja?

se-refleja051017

A los 37 años, el venezolano Henry Rodríguez viene llamando la atención de varias personas. El motivo, nada común, es que el joven decidió cambiar su apariencia. Él decidió transformarse en su ídolo, el supervillano de Marvel, Red Skull.

Para modificar totalmente el formato del rostro, Rodríguez ya invirtió aproximadamente más de  38.200 dólares en procedimientos quirúrgicos y tatuajes. Se colocó implantes en la frente, cortó parte de su nariz e incluso se tatuó el globo ocular para dejarlo completamente negro.

Según el periódico Daily Mail, al venezolano siempre le encantó la apariencia de Red Skull, y admira mucho su personalidad extrovertida. “Yo siempre quise transformarme en este personaje increíble, que siempre admiré, desde que era pequeño. Siento que hay similitudes entre nosotros, como la personalidad y las actitudes. Siempre me atrajo la forma única de su apariencia y su personalidad extrovertida”, destacó el muchacho.

La apariencia de Dios

Muchos buscan la perfección o parecerse a alguien que admiran a cualquier costo, y arriesgan sus propios límites sin pensar en las consecuencias.

En la Biblia, en Proverbios, Dios le enseña a las personas a ser moderadas, para que no cometan exageraciones: “No codicies su hermosura en tu corazón, ni te prenda ella con sus ojos…” (Proverbios 6:25)

La Palabra de Dios también afirma que nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo: “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual habéis recibido de Dios, y que no sois vuestros?” (1 Corintios 6:19).

Como responsables por este cuerpo concedido por Dios, todos tenemos la obligación de cuidarlo de la mejor manera posible, pero sin exagerar en la vanidad y sin corromper la imagen y la semejanza que heredamos del Padre. Cuando se tiene una vida con Dios, la fuente de alegría y belleza proviene de Él, y las intervenciones quirúrgicas pueden hasta ser un complemento, pero no la solución para alcanzar la perfección inalcanzable o parecerse a alguien que admiramos.

Y usted, ¿qué piensa de la transformación del venezolano?

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela