“Dad y se os dará”

dar091017

“Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados”. Lucas 6:36-37

Antes de recibir algo de Dios Él nos pide que no juzguemos para no ser juzgado. Entonces si juzgamos y condenamos lo seremos de igual forma. Recuerde que la vida devuelve lo que uno da, si la persona perdona, será perdonada, si tiene misericordia tendrá misericordia.

Recuerde que usted tiene que perdonar sin importar lo que le hayan hecho. El Señor Jesús fue condenado en la cruz, humillado, amedrentado, tratado como un ladrón y aún así Él dijo: “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”.

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. Lucas 6:38

Por eso, recuerde que la vida devuelve lo que uno le da, en la medida que la persona entrega ella recibe. Por ejemplo, si usted da cariño, atención y amabilidad usted recibirá de vuelta lo mismo.

La mayoría de las personas sufren porque sólo piensan en sí mismos, pues quieren ser felices sin saber cómo. Entonces aquí está el secreto para que usted logre serlo “Dad, y se os dará” así que si usted debe perdonar hágalo o perdónese a sí mismo, pues quizás ya perdonó a los otros pero usted mismo no se ha perdonado.

Si usted está vivo, siempre habrá misericordia y perdón para usted. Cuando esté en depresión, se sienta afligido y sin fuerzas, hable con Dios en vez de llorar, reclamar o murmurar; hable con aquel que puede solucionar los problemas porque de esa forma recibirá la respuesta.

Sepa que cuanto más usted pelee y guarde dentro de sí cosas dañinas se le hará más difícil. Libérese a través del perdón y dé para los otros aquello que usted quiere recibir.

Obispo Leandro

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela