Purificación del Alma

purificacion161017

Purificar es limpiarse de las impurezas. Cuando la persona va al fuego quiere dejar de mentir, robar, idolatrar, engañar, dejar las vanidades, los malos ojos y cosas similares.
No hay pastilla para liberarse del engaño y los malos ojos. ¿Cuál es el hombre que inventó una pastilla para la hipocresía? No hay, solo el fuego del Señor Jesús puede liberar de la hipocresía.

¡Quien no quiere ir al fuego es porque no quiere dejar las impurezas, ni las demás cosas y es en ese momento que la persona queda prisionera del espíritu del pecado! Tal vez sea ofrendante pero no es la propia ofrenda.

Es el caso del joven rico, pero no es el caso de Zaqueo, quien quería cambiar y dejar de ser quien era y no hacer lo que hacía, y se tornó la propia ofrenda, por esa razón el Señor Jesús dijo que hubo Salvación en Zaqueo, porque el fuego lo purificó.

Las impurezas están en el alma y las enfermedades son del cuerpo. Con este propósito usted no realizará pedidos materiales, su pedido será diferente porque usted lo escribirá en su alma y desde allí le pedirá a Dios que le purifique con Su fuego para que toda impureza sea quemada y eliminada de su alma.

En el alma se encuentran las impurezas. ¿Cómo solucionar este problema? ¡Solo con el fuego! Está escrito: ¨Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y purificarnos de toda maldad¨ 1 Juan 1:9.

La persona que confiesa sus pecados es por que odia las impurezas, por eso se entrega al fuego.

Obispo Leandro

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela