Arma para vencer a los malos

arma171017

Pero mi oración será continuamente contra las maldades de aquellos (…) Guárdame de los lazos que me han tendido, y de las trampas de los que hacen iniquidad. Caigan los impíos a una en sus redes, mientras yo pasaré adelante. Salmos 141:5; 9-10

Cuando vemos a las personas practicar el mal para perjudicarnos, normalmente tenemos algunas reacciones instintivas: pagar el mal con mal, atacar a la persona, huir, desistir, llorar, perder las fuerzas. Actuar en defensa propia es admisible, al final no necesitamos convertirnos en una bolsa de boxeo. Pero el arma más poderosa del salmista David siempre fue la oración.

David enfrentó enemigos desde su juventud hasta la muerte. De Goliat al rey Saúl e incluso a su propio hijo Absalón, él sabía lo que era estar en la mira de la maldad del enemigo. Aun así, siempre salió incólume – pero no sin ayuda de lo Alto.

Muchas personas desisten de orar cuando la situación empeora. Ellas dicen: “No sirve de nada, Dios no me oye.” Y así abandonan la fe. Pero David dijo: “Pero mi oración será continuamente contra las maldades de aquellos…”

Mientras usted está en la lucha tiene chance de la victoria. Cuando usted desiste, tiene la certeza de la derrota.

¿Su cónyuge continúa practicando la maldad? ¿Hay una amante queriendo sacarle a su marido? ¿No apareció aún esa persona que usted tanto espera para su relación? ¿Alguien está hablando mal de usted en las redes sociales o a sus espaldas?

¡Continúe orando!

No desista de su fe ni de sus objetivos. No desista de su Dios. No desista de usted.

Renato Cardoso

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela