“Dejé de ser humillada”

test-lunes231017

Mi vida económica estaba destrozada, a pesar de llegar a tener varios negocios me fui a la bancarrota y quedé en la calle prácticamente, viví una situación muy difícil. En medio de esta desesperación me enfermé y no sabía qué hacer.

Había escuchado de la Iglesia Universal y me gustaba, pero no había participado. Hasta que tomé la decisión de buscar ayuda y acudí al progreso económico. Ahora gracias a Dios soy una mujer bendecida, conquisté mi carro, una casa y un terreno. Ahora no nos falta nada y no pasamos necesidad, pues Dios nos dió la repuesta.

Yolanda Ramos

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela