En Espíritu y en Verdad

en-espiritu-y-en-verdad

El Señor Jesús enseña que el Dios Padre busca adoradores que Lo adoren en espíritu y en verdad.

Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que Le adoren. Juan 4:23

Cuando dice en espíritu, el Señor elimina cualquier sentimiento humano. Excluye las emociones provocadas por los cánticos regados al son de los instrumentos musicales.

No es que los himnos y las canciones sagradas sean malos. Pero, en honor a la verdad, mientras el fiel no nazca del Espíritu no estará en condiciones de adorar en espíritu, tampoco en verdad. ¿Cómo adorar en espíritu, si no tiene la naturaleza del Espíritu Santo?

Lamentablemente, la mayoría de las veces, el fiel está tan envuelto por la emoción de la música que termina rindiéndose a los caprichos del corazón. ¡Es ahí que está el peligro!

Dios es espíritu. Solo el nacido del Espíritu Santo es espíritu también. No más alma viviente, no más emotivo o corazón de manteca.

Muchos, en el proceso de liberación o de nuevo nacimiento, han confundido las cosas espirituales con las emocionales. Y es justamente ahí que los espíritus engañadores operan la ilusión.

La adoración en espíritu y en verdad involucra a la razón humana, a su intelecto…

Dios es espíritu. Significa que Él es toda la inteligencia y sabiduría. ¿Cómo aceptaría la adoración regada de sentimientos puramente humanos?

Jesús hizo tantos milagros y reclutó a grandes multitudes. No por eso fue glorificado. Pero cuando algunos griegos quisieron verlo, dijo:

Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. Juan 12:23

¿Por qué no había sido glorificado antes, cuando bendijo al pueblo? Porque sabía que la gloria del pueblo curado era motivada por los milagros. No porque Él era el Hijo de Dios.

Por su parte los griegos eran diferentes. Eran inteligentes y querían VER al Hijo de Dios.

Lo mismo se da en el medio del pueblo en general. Glorifican a Jesús a causa de Sus favores. No por lo que realizó en el Calvario.

Muchos cristianos, a pesar de la sinceridad, no entendieron que la adoración basada en la emoción no tiene sentido ni beneficio alguno. Al contrario, abre puertas para que los espíritus engañadores entren.

Es justamente eso lo que ha sucedido en estos últimos tiempos. La práctica de “caer en el poder” ha llevado a muchos a verdaderas aberraciones. Algunos incautos entran en “trance” (poseídos por demonios) y caen en el piso como muertos; otros, también poseídos, andan de rodillas alegando ser leones como el León de la tribu de Judá.

En el momento en el que el Señor Dios debería ser servido con lo mejor de la adoración, en espíritu y en verdad, es el diablo quien festeja el recibimiento de la “gloria de los carnales”.

Los espíritus engañadores utilizan a los cuerpos de los incautos para “adorar” en la carne (emoción) y en la mentira (engaño), sabiendo que tal adoración es inválida.

Por amor al Señor, por su Salvación y en el Nombre del Señor Jesucristo, nunca ofrende a Dios algo que no le cueste nada.

La adoración en espíritu exige el uso del espíritu humano para el Espíritu de Dios. Palabras simples, sinceras y llenas de gratitud, de certeza y de ofrenda verdadera. Palabras de reconocimiento de todo lo que Él ha hecho por usted.

Mientras usted lee este mensaje, el Espíritu Santo le toca, dándole la certeza de que va a auxiliarlo a adorar a Su Hijo en espíritu y en verdad.

Obispo Macedo

Reciba nuestras actualizaciones en su Email

Deje una respuesta





Universal - Venezuela