4 Consejos para Sorprender a una Mujer

sorprenderaunamujer

No, no es darla su tarjeta de crédito y que la use sin límites.

Es verdad que somos medio complicadas para los hombres, pero ¿ sabéis por qué? Porque ellos son más prácticos que nosotras. Mientras nosotras estamos viendo los detalles del look, pensando en qué color usar de maquillaje, viendo qué accesorios combinarán con la ropa y arreglando el cabello, ellos están eligiendo la corbata para combinar con el traje de siempre.

Ahí entienden porque NOSOTRAS somos complicadas… Pero el hecho es que si no fuéramos complicadas, ¿que gracia tendríamos? Es debido esa complicación, que tenemos algo de misterio para que ellos resuelvan… En ese juego, mientras más misterio, más interesante nos volvemos.

Sin embargo, agradarnos no es tan difícil como parece, basta algo de atención – lo que para el hombre a veces es irrelevante. Pero eso es porque ellos tienen toda nuestra atención, ¿no es así chicas? rsrs. Ahora volviendo al blog para los hombres, aquí van cuatro consejos objetivas y prácticas para ustedes, sin muchos detalles, sin mucha complicación, de la manera que les gusta:

  • Haga que su esposa se sienta la mujer más hermosa y amada de su vida. Hay miles de maneras de hacerse eso y no cabe a mí nombrarlas aquí porque tal vez lo que a mi me hace sentir así puede que a ella no le parezca gran cosa… Por eso es bueno conocerla bien. Eso también quiere decir valorarla, algo tan importante para la mujer, ya que somos tan desvalorizadas por ahí… Renato ya lo sabe bien, y ya que siempre aprecio las mínimas cosas que él hace por mí, él siempre hace más. Aquí está una pista para las mujeres: Si usted no aprecia las mínimas cosas que su marido hace por usted, ¿cómo va a conseguir cosas mayores de él?
  • Interesase por lo que pasa en su vida. En el día a día, es muy común para el marido llegar a casa al final del día y sólo querer descansar – que no está mal, por el contrario, todo trabajador merece descansar. Sólo que a veces, él se olvida de ella, de que ella también tuvo un día agotador. Una cosa interesante sobre la mujer, que muchos hombres no entendieron aún, es que la mayoría descansa hablando o desahogándose. Ella va guardando todo dentro de sí y llega una hora en que ella necesita sacar todo para fuera sino parece que va a explotar. Y es aquí que los maridos deben entrar en escena. Preguntar sobre cómo fue su día y oír – ¡sólo eso! Vea que no necesita ni opinar, de hecho, la mayoría de las veces ella no quiere su opinión y voy a decirle el porqué: usted es muy práctico y ella es complicada, ¿recuerda? Entonces pregunte y oiga – no es pedir mucho, ¿no?
  • Déjela formar parte de su vida. Ella puede ser la mujer más ocupada del mundo y aún así querer formar parte de la vida de su marido. Ella puede no estar a su lado todo el tiempo pero es crucial saber lo que acontece con él en el día a día. Es fácil entender eso. Nosotras tenemos la naturaleza de una madre, está en nosotros el placer de cuidar, pero cuando somos excluidas y anuladas en el matrimonio, nos sentimos impotentes e inútiles. Es ahí que los pensamientos negativos invaden nuestras mentes. Comenzamos a cuestionar por qué no sabemos nada, por qué nuestros maridos no se abren con nosotras, por qué esto, por qué aquello y de pronto, entramos en la crisis de celos. Cuando el marido habla de su día y confía en su esposa al punto de incluirla en sus planes diarios, él invierte en la confianza de ella para con él y una mujer que confía en su marido, es una mujer muy feliz – ¡puede creerlo!
  • Pásela seguridad, no haciéndola el centro de su vida. Eso aquí no es una contradicción al primer ítem. Si usted es muy celoso, pegajoso, y vive implorando un poquito de atención – sepa que a ninguna mujer le gusta eso, de hecho, normalmente despreciamos a los hombres así. Sí, nos gusta la atención, pero no hasta el punto de hacernos como diosas. Maridos y novios, sepan que así pierden todo el respeto de sus amadas… Piensen en un hombre de las cavernas – pero sin arrastrarlas del pelo. Pues eso, su mujer necesita sentirse segura con usted a su lado – su protector y hombre, no su mascota.

 Fuente: blogs.universal.org/cristianecardoso/es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *