7 consejos para NO alcanzar la Salvación

7-consejos-no-salvacion

Usted «está seguro», ¿no es así? Y desde lo alto de su “certeza” ve a aquellos «pobrecitos», que no tendrán el mismo destino que usted.

A menudo tendemos a ver personas que están en una vida desenfrenada y lejos de Dios como «perdidas». Por más que eso tenga sentido, muchos que piensan que están en el camino correcto pueden tener el mismo destino que ellas.

Pequeñas o grandes distracciones en nuestras vidas, estemos buscando una vida bajo el mandato de Dios o no, nos pueden desviar de lo que Él reservó para nosotros. Y nada inspira más el diablo y a sus fuerzas malignas que ganar uno más para la perdición.

Vea abajo siete actitudes y pensamiento que pueden llevarlo al sufrimiento eterno por más «normales» e «inocentes» que parezcan (y tenga en cuenta que, para cada uno hay solución):

1.- El pecado es inofensivo

El principio básico del pecado no es simplemente cometer algo inmoral. Es desviarlo a usted de Dios, alejarlo de Él.

Por mucho que parezca que algo «no va a hacer ningún mal» y parece ser sólo la satisfacción de un deseo del momento, tiene consecuencias en la esta y en la otra vida prometida por Dios y por el Señor Jesús.

«Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él». Génesis 4.7

2.- Desobedezca a Dios

Entre muchas cosas permitidas Adán y Eva decidieron centrar su atención en una que estaba prohibida.

Resultado: perdieron el derecho a todo lo bueno que Dios les había dado.

Y nosotros persistimos en este error cada vez que también lo desobedecemos.

¿Usted ya se dio cuenta que desobedecer a Dios es entregarse oficialmente al diablo?

«El que ama la disputa, ama la transgresión; Y el que abre demasiado la puerta busca su ruina». Proverbios 17:19

3.- Reciba malas influencias

Muchas buenas personas comenzaron a andar con personas que las llevaron a la adicción, la prostitución, el crimen – y al sufrimiento eterno.

Y no sólo las personas son malas influencias, hablando directamente. Tenga cuidado también con lo que todos los días, los medios juegan en su mente como si fuera un objeto que no tiene el poder de elegir lo que entra en ella: un bote de basura.

«Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado;» Salmo 1.1

4.- Desista. Sea un perdedor

Hay personas que simplemente no hacen lo más mínimo para tener una vida bajo el control de Dios.

Pero también están aquellos que ya han recorrido el camino hacia Él, y renunciaron por las dificultades que se presentaban o porque su dedicación no fue suficiente. Son los llamados desviados.

La perseverancia es algo más que una simple palabra.

«Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo». Mateo 24:13

5.- Sea hipócrita:  sea religioso

Es muy fácil tener una imagen de «creyente», lo que es muy diferente es ser cristiano. Quién piensa que pertenecer a una iglesia y cumplir con los rituales al pie de la letra  ya ha asegurado su lugar en el cielo, puede decepcionarse.

No se deje engañar: una cosa es estar en una iglesia, otra es tener un compromiso real con Dios.

«Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará;» Juan 15,1-2

6.- Sea supersticioso

Haga brujerías o recurra a los hechizos.

Haga oraciones a «santos».

Base su fe en cosas que le dan un sensación  falsa de seguridad por un lado, mientras que su vida puede estar siendo amenazada de un hecho mucho mayor. Sientase «protegido» sin realmente estarlo.

«Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey». 1 Samuel 15:23

7.- Rechace o ignore a Jesús

Muchos, en su presunción, piensan que pueden alcanzar el cielo por su propia cuenta. «Autosuficientes», se basan en su conducta, y nada más. Incluso creen en otros intermediarios entre ellos y Dios, como si tomaran un acceso directo a la Vida Eterna.

Sin embargo, la Biblia es muy clara en el camino correcto:

«Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios». 1 Juan 5,11-13

Si usted desea aprender más acerca de este tema, participar todos los miércoles, en una Universal cercana a su domicilio. Encuentre la dirección accediendo aquí http://www.iurd.com.ve/direcciones-en-venezuela/

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *