7 pasos para una consciencia limpia

conciencia-limpia

Cuando hacemos algo incorrecto, nuestra consciencia se convierte en nuestra enemiga. Sufrimos por pensamientos y sentimientos de acusación periódicamente, todas las veces que nos acordamos del tema. Aunque nadie lo sepa, aunque nuestro error haya quedado oculto, el problema es que nosotros lo sabemos.

Entonces quedamos divididos en nuestro interior. Nos debilitamos. Terminamos equivocándonos más. Y el ciclo continúa.

¿Cómo librarse de eso?

  1. Si todavía no dejo de hacer lo incorrecto, pare inmediatamente.
  2. Cambie los hábitos y rutinas que lo condujeron hasta eso por otros mejores, para no caer nuevamente. Haga los ajustes y cambios necesarios para eso, por ejemplo, cortar una amistad o simplemente borrar el histórico de la computadora.
  3. Confiésele su error a Dios. ¿Por qué? Porque eso lo hace rendirle cuentas a Alguien mayor que usted. Porque Él es quien da el mayor perdón y nos ayuda a perdonarnos.
  4. Si su error perjudicó a alguien, restitúyalo. Corríjase. Borre el mal haciéndole el bien a esa persona.
  5. Considere los beneficios de revelar y confesarse – no por usted sino por quien necesita oír su confesión. Pregúntese: “¿Esa persona NECESITA que yo se lo confiese? ¿Va a ayudarla? ¿Mejorará las cosas? ¿Es mejor que lo oiga de mí que de otros?”
  6. Comparta su fardo con alguien. Su pastor u otra persona en condiciones morales y espirituales sanas pueden serle extremadamente útiles y ayudarle a tener una nueva perspectiva sobre el tema.
  7. Aprenda con su error. Observe lo difícil que es limpiar la consciencia. ¿Vale la pena ensuciarla otra vez?

No hay almohada más blanda que una consciencia limpia. Cuídela.

Obispo Renato Cardoso

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *