8 cosas que avergüenzan al hombre

ketchu

El escritor a los Hebreos habla de hombres de quienes Dios no se avergüenza, de quienes tiene placer de ser llamado su Dios (11:16). Hombres que hacen a Dios sentirse orgulloso de ser su Dios. ¿Qué tenían de tan especial esos hombres?

Antes, vamos a entender lo que es vergonzoso para un hombre.

Un hombre puede ser avergonzado por varias situaciones. Aquí van ocho de las principales:

  1. Cuando falta el dinero: su papel de proveedor coloca sobre sí una gran demanda propia y de su familia.
  2. Cuando sus hijos no lo respetan: los padres cuyos hijos no los admiran, a veces ni quieren contacto, es algo cada vez más común
  3. Cuando la mujer lo desprecia: su opinión y presencia en el matrimonio es indiferente
  4. Desempleo: “El trabajo dignifica al hombre”, dice el antiguo dicho. El hombre que no se siente útil, se siente humillado.
  5. Cuando fracasa donde otros vencen: las comparaciones y el espíritu competitivo del hombre hace que el fracaso sea mucho más difícil de sobrellevar
  6. Cuando es dominado por un vicio: es visto como débil, fuera de control, no confiable.
  7. Cuando su carácter es dudoso: defectos en el carácter como la mentira, la deshonestidad, temperamento volátil lo disminuyen a los ojos de los otros
  8. Cuando es traicionado por la mujer: no hacen falta comentarios

La vergüenza es como una mancha de salsa de tomate en una ropa blanca. Difícil de quitar y esa mancha puede quedar para siempre.

Tal vez usted sea un hombre avergonzado, que no ha conseguido superar situaciones humillantes y usted que es mujer y ya se cansó de hablar las mismas cosas con su marido o hijo y no cambia, sepa una cosa: a veces, el hombre necesita oír de otro hombre.

Fuente: renatocardoso.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *