adelantarse

Todos aquellos que son nacidos de Dios son de la fe, por lo tanto, tienen las mismas actitudes y pensamientos de Dios.

Veamos esto:

“Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que Le habían de sobrevenir, Se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis? Le respondieron: A Jesús Nazareno. Jesús les dijo: Yo soy. Y estaba también con ellos Judas, el que Le entregaba. Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra. Volvió, pues, a preguntarles: ¿A quién buscáis? Y ellos dijeron: A Jesús Nazareno. Respondió Jesús: Os he dicho que Yo soy; pues si Me buscáis a Mí, dejad ir a éstos…” Juan 18:4-8

¡Vea qué actitud, qué fe, qué confianza!

Jesús podría haber aprovechado la oportunidad para huir, para esconderse de aquel momento, pero lo que Él hizo fue lo contrario: Él Se adelantó, Se presentó para hacer el sacrificio. Y más, Él dijo: “… si Me buscáis a Mí, dejad ir a éstos…” O sea: “¡Soy Yo quien va a sacrificar!”

Nadie podía hacer eso por Él, tampoco en Su lugar, pues el sacrificio es algo personal.

Muchos tratan de huir, de esconderse, o intentan creer que no es necesario sacrificar, pero ese tipo de comportamiento solo muestra que ellos no son de la misma fe, no nacieron del mismo Espíritu. Pues si así fuese, tendrían la misma actitud que Él, se adelantarían, no se esconderían atrás de las excusas.

Este es, a mi manera de ver, el mejor momento. Jesús aprovechó el de Él y hoy está sentado a la diestra del Dios Padre.

Quien quiera algo extraordinario tiene que tener actitudes como esa.

Fuente: blogs.universal.org/bispomacedo/es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *