Adicciones: tratamiento infalible

adicciones

Cuando una persona piensa que no es capaz de manejar algún aspecto de la vida real, y comienza a volcarse a algún tipo de adicción, cree que así puede posiblemente arreglar el problema al que no logra confrontar.
Y cuando la persona consume más y más, o se entrega más a cualquier tipo de adicción, el problema que está tratando de arreglar se agiganta. Inclusive se crea infinidad de problemas a causa de su adicción.
Esto entonces se vuelve el centro de sus actividades.

En poco tiempo la persona necesita poner en acción su adicción continuamente, y hace cualquier cosa para lograrlo y sentir un alivio momentáneo.

Un adicto hace cosas que normalmente no haría como mentir, simular e incluso delinquir, haciendo sufrir principalmente a su familia y a sus seres queridos.

Y cada vez se le hace más difícil enfrentar y arreglar su situación.

Su respeto hacia sí mismo llega a un nivel muy bajo, un nivel de completa confusión.

El adicto se vuelve introvertido, bajando aun más su autoestima.

Esto lo lleva a entregarse más a su vicio para sentirse mejor y pierde la esperanza de liberarse de él ya que eso hasta le provocaría dolor físico y mental.

A esta altura se encuentra emocionalmente destruido y su autoestima continúa en rápido descenso.

En fin, el adicto es una persona que se encuentra en una trampa. Y es una trampa que aparentemente no tiene salida ni solución si no se maneja efectivamente.

Aparentemente no existe un tratamiento capaz de desmantelar esa trampa de forma definitiva y transformar al adicto en una nueva persona, limpia para siempre, libre de toda secuela que su adicción pueda haber dejado en su vida, un tratamiento que no lo rehabilite o lo alivie, ni lo mejore o lo adapte, sino que lo cure y lo transforme en una nueva criatura.

No existe nada, salvo la fe en un Dios vivo, que es el Único que tiene el poder de hacer que esa persona, nazca verdaderamente de nuevo, conozca su valor y vuelva a escribir su historia.

 

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *