Ahora ya veo

yaveo

¡Hola queridas!

Nosotras pasamos por lo menos por tres fases en la vida en que Dios está intentando mostrarnos algo a Su respecto. La mayoría de las personas no consiguen llegar a verlo en esas fases y por eso, esas fases se convierten en pesos, memorias horribles, traumas, y complejos del pasado que van extendiéndose al presente y para el futuro, ya que el mensaje no está siendo capatado.

Conmigo aconteció así. En mi infancia hasta casarme, Dios estaba siendo protagonizado a través de mis padres. Ellos eran Su referencia para mí. Tuve que aprender a obedecer, a respetar, a ser disciplinada, a depender, a ser cuidadosa, a desarrollar carácter, a entender que existían personas por encima de mí y que sabían más que yo, en fin… todo lo que Dios necesitaba para que yo viniese a conocerlo.

Cuando me casé, Dios fue protagonizado a través de mi matrimonio, que fue una manera de que Él me enseñara cómo relacionarme con Él. Tuve que aprender a someterme, a sacrificar, a ser fiel, a amar de verdad, a dar, a ser esposa, a comprender nuestras diferencias, a perdonar, a cuidar, a relevar, a respetar, a adaptarme, en fin… todo lo que Dios necesitaba para que yo viniese a relacionarme con Él.

Y cuando tuve un hijo, Dios me enseñó a pensar como Él y pasar por lo que Él pasa. Tuve que aprender a ser madre, a comprender y no ser comprendida, a amar y no ser correspondida, a disciplinar y no ser respetada, a dar mi mejor y ser rechazada… todo lo que Dios necesitaba para que yo viniese a desarrolar el amor por el prójimo, sin querer retorno: salvar almas.

Hoy yo veo a Dios en todas esas fases pero en aquel momento no, muchas veces no entendía porqué ciertas cosas me sucedían, pero debido a mi fe en Él pasé por todas ellas y las superé.

Amigas, comiencen a ver más allá Dios en la fase actual que ustedes están y cuando miren al pasado, busqen mirarlo allí también, incluso aunque haya sido horrible- miren más allá de las circunstancias que les rodeaban y vean dónde Dios estaba, lo que Dios estaba queriendo revelarle.

¡Estén en la fe!

Fuente: blogs.universal.org/cristianecardoso/es/

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *