Altar o Atrio

atrioaltar

“Yo quiero servir en Altar”

Muchos de los mails que recibo poseen esta pequeña frase. Ahora vamos a razonar juntas lo que está mal en ella, ok? Cuando tienes a una persona trabajando en tu casa, ¿quién dice y escoge aquello que va a hacer? ¿Tú o ella? Tú le diste trabajo a esta persona para servirte, ¿correcto? Entonces, tú dices qué es lo que ella va a hacer cada día de la semana, donde va a limpiar, la ropa que va a planchar. Si va a cocinar, tú dices lo que ella debe cocinar, y así sigue…

Ahora vamos a hacer de cuenta que tú eres una empleada doméstica. Entonces llegas a trabajar y le dices a tu patrona “Mire Doña Fulana, hoy no quiero planchar, quiero sentarme en el sofá y mirar TV!” Gente, la cara de la doña fulana sería muy graciosa, porque jamás esperaría una actitud así!! Pero a ella no le iba a causar mucha gracia y probablemente te podría de patitas en la calle…

El punto es el siguiente… Amigas, quien quiere servir, principalmente a Dios, no elige dónde servir, está siempre lista para hacer lo que Dios mande… La obra de Dios no es como una profesión que escoges hacer, es un llamado. Otro día una joven me escribió: “Dejé de estudiar, pues quiero servir en altar y estoy esperando ser llamada” Le dije que me parecía un error! Piensen conmigo:

¿Imaginen si ella no es llamada? ¡Dejó de estudiar! Está “parada” en el tiempo, esperando… ¿Y hasta cuándo va esperar? Puedo verla, mucho tiempo después, frustrada, desanimada y volviéndose en contra de Dios y la iglesia!!

Y hay más!!!

Quiere decir que para conquistar en el mundo, estudias, pero para Dios, para hacer Su obra, no precisas hacer nada, no precisar desarrollar tu mente???!!!

No estoy diciendo que tener estudio es un requisito para hacer la obra de Dios, ¡de ninguna manera! Tenemos muchos hombres y mujeres de Dios que no tienen ningún estudio y están venciendo y en la fe, pero no fue una elección de ellos! La obra de Dios es maravillosa y muy versátil también!

Miren, desde que estoy haciendo la obra de Dios, ya hice de todo un poco… Limpiar baños, limpiar iglesias, di clases de inglés, conduje un programa de televisión, programas de radio, consejera, trabajé y aún trabajo en las oficinas haciendo la contabilidad y otras cosas, hacemos visitas en hospitales, asilos, orfanatos y casas, ayudo a mi marido en la corrección de diarios y folletos que preparamos, escribo en este blog!

Lo voy a dejar por aquí, pero todavía hay mucho más!!! Y tú aún crees que no debes hacer nada? Desarrollar tu mente, no ayudaría??? Mientras no eres elegida, todo lo que inviertas en ti misma, cuando vinieres para el altar (si vinieres), aquello va a ser aprovechado y multiplicado!! Tú vas a poder ayudar mucho más!! El “deseo” de hacer la obra en el altar puede existir en tu corazón, pero el poder y el realizar pertenecen al Señor… ¡Él escoge, Él llama!

Vive una vida que glorifique Su nombre y cuando el llamado venga, tendrás algo que sacrificar… Tu deseo tiene que ser servir, en donde tu Señor elija.

Atrio o altar, la elección es de Él, no nuestra

 Fuente: nandabezerra.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *