Biblia: un combustible poderoso para su cerebro

biblia030716

Comienza el lunes de trabajo y un compañero de la empresa inicia el expediente informándolo sobre el resultado del clásico de fútbol que se llevó a cabo el fin de semana.

Usted quizás no se dio cuenta, pero eso revela mucho sobre la información e ideas que ocupan sus pensamientos durante el día. Porque, después de todo, hablamos sobre lo que sabemos y lo que alimenta nuestra mente.

En todo momento, recibimos una gran cantidad de información. Noticias en los diarios que leemos, algo que vemos en televisión o lo que oímos de otras personas que están a nuestro alrededor compartiendo su rutina diaria. Además, también están los mensajes que recibimos en el celular y en las redes sociales a las que ingresamos. Estamos rodeados de información.

Entonces, piense por un momento sobre todo lo que ha ocupado sus pensamientos y se dará cuenta de que su atención está (o estaba) centrada en eso.

La información es nuestro combustible

Vamos a hacer un ejercicio mental. Imagine que su cabeza es un automóvil, la información sería el combustible que hace que este automóvil se mueva. Es así que usted produce sus pensamientos y ellos son los que guían sus actitudes. Por eso, su calidad de vida depende de lo que usted usa como combustible para su mente.

No es que esté mal hablar del clásico de fútbol o de otras cuestiones, por ejemplo, pero hay un tema que no puede faltar en su vida: la Palabra de Dios.

¿Él ha sido parte de sus pensamientos o de sus conversaciones diarias?

La Biblia aconseja que debemos meditar en la Palabra de Dios diariamente para que hagamos conforme a lo que está escrito en ella. Y, consecuentemente, seremos exitosos en nuestra vida.

Esta lectura, sin embargo, debe hacerse de forma inteligente. Teniendo cuidado para no hacer malas interpretaciones sobre lo que está escrito. Usted puede también reservar un horario por la mañana y otro por la noche para meditar en la Biblia. Reserve un lugar en el que no haya distracciones. Ore antes y después de la lectura. Tal vez usted también pueda arreglar con su familia un momento para leer juntos la Palabra de Dios. Estas son solo algunas sugerencias.

Haciendo esto usted invertirá en su relación con Dios.

La disciplina en la lectura

El éxito solo puede lograrse a través de la disciplina. Por eso, es necesario saber cómo aplicarla en las diversas áreas de la vida. Esta es la propuesta del encuentro especial del “Año de la Disciplina”, promovido por el Proyecto IntelliMen, que se realiza el primer sábado del mes. Para más información, ingrese al sitio web del proyecto ingresando aquí.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *