Cómo ganar la batalla contra la famosa barriga

cuerpo-manzana

El tema de hoy es la famosa barriga, aquella villana en la opinión de la mayoría de las mujeres. Yo estoy de acuerdo que, de hecho ella molesta mucho cuando está fuera de forma. Hoy vine a contrariar la opinión de la mayoría que cree que la pancita perfecta es para pocas. ¡No, no y no! TODAS pueden tenerla, basta empezar y no desistir, aceptar el desafío y proponerse a cambiar algunos hábitos. ¡Lea los consejos y empiece a practicar!

1- Postura: Cuando su columna no está alineada correctamente, la tendencia es que usted proyecte su panza hacia delante, dando la impresión que ella aumentó o que usted engordó. Si usted pasa muchas horas sentada trabajando (frente a la computadora o no), hay que tomar cuidado con la posición de sus hombros (ellos no pueden estar caídos y encorvados hacia delante). Otra cosa muy importante es la posición de su cuadril (sentada o parada), pues los glúteos jamás deben estar empinados, pues fuerza la columna lumbar (causando dolores) y echa su abdomen hacia el frente, sacándolo de la posición correcta.

2- Alimentación: Ésta es la clave del éxito o de la derrota de quien quiere un abdomen bonito. No sirve de nada, la practica de actividad física si no hay cambios en la alimentación. Hay personas que pueden estar pensando: yo solo como ensaladas y frutas y no logro ver resultados en mi cuerpo. Comer bien no quiere decir que usted solo debe comer esos alimentos. Por ejemplo, cuando usted prepara una ensalada que puede tener cerca de 30 calorías y la condimenta con mucha sal y aceite, añade más 200 calorías y una gran cantidad de sodio (que le ayuda a retener más líquidos dando la sensación de estar «inflada»). Cuando usted dice que come frutas, necesita saber que ellas no son alimentos liberados para consumir en cualquier cantidad para quienes quiere perder peso (muchas de ellas no son aconsejadas en esa fase, por tener muchas calorías). Especialmente si se añade algo dulce, como “un poquito” de leche condensada, por ejemplo. La mayoría de las mujeres que desea definir el abdomen no logran atingir ese objetivo pues tiene una alimentación llena de dulces, grasas, carbohidratos en exceso, fast food… Sí, estoy afirmando que si usted quiere cambiar su cuerpo tiene que cambiar sus hábitos. Y más: si usted quiere cambiar la apariencia de su pancita, no puede abrir excepciones (como aquella escapadita en el fin de semana para comer comidas chatarras). El ideal en esta fase es comer muchas proteínas (carnes magras, huevos), vegetales y pan integral.

3- Hidratación: la mayoría de las personas no tienen el hábito de tomar agua durante el día a causa del corre corre en que vive. Y con eso su intestino no funciona bien, causando estreñimiento e inflamación abdominal. ¿Sabía que con la practica de los ejercicios físicos que hemos orientado y la ingestión de 1,5 litros de agua por día usted ayuda su cuerpo a eliminar toxinas y grasas? Sugerencia: lleve una botellita dentro su cartera y tome poco a poco en el transcurso del día, ¡usted ni se dará cuenta que logró su meta!

4- Disminuir la grasa: Usted puede tener el abdomen tan soñado, no es imposible como mucha gente piensa. Pero no existe la posibilidad de tener una pancita plana si primero no saca (quema) la grasa que se acumuló en el local. Quemando la grasa, los músculos aparecen. Y no es haciendo abdominales que eso acontece, hay que hacer ejercicios aeróbicos también. Y lo repito: de nada sirve sudar la camisa con 1 hora de caminata y luego preparar su comida con mucho aceite (¡vea la grasa regresando nuevamente a usted!).

5- Ejercicios localizados: Los abdominales ayudarán a fortalecer esa región que se encuentra flácida en virtud de su mala postura, alimentación desequilibrada y exceso de azúcar y grasa. Este fortalecimiento ayudará a mantener la musculatura de esa región contraída durante las actividades que usted desarrolla en su día a día, mejorará su postura y sus posibles dolores en la espalda. Y conforme usted cambia sus hábitos, los músculos van apareciendo, con la disminución de la flacidez en esa región.

Sé que hay gente pensando:

-«Fabiola, ¿me estás diciendo que ya no podré comer dulces y pizzas :( ?»

¡Claro que no, vivir así seria imposible! ¿Quién lo soportaría? Pues, la comida nos proporciona momentos muy buenos y placenteros :)  . Pero en el inicio de un cambio tenemos que ser radicales, para no tener que volver a empezar a cada rato sin alcanzar el resultado. Con su rutina cambiada y con los resultados apareciendo, sí, se puede incluir algunas delicias en sus comidas (sin abusar, ¿ok?).

corrida4 veces por la semana: 3 series de 30 repeticiones de cada ejercicio abdominal de la ilustración. De un intervalo de 30 segundos entre las repeticiones y 1 minuto entre cada serie. Usted puede aumentar las repeticiones cuando se sienta cómoda para hacerlo.

 

Colaboración de Fabiola Bianco – Blog de Cristiane Cardoso

 

**Las informaciones contenidas en este blog no sustituyen el acompañamiento de médicos, nutricionistas, psicólogos y profesionales de entrenamiento físico. Siempre consulte a su médico sobre cualquier asunto relativo a su salud y a sus tratamientos.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *