Cómo lidia Dios con el orgulloso

orgullo

Cuando fallamos, nuestro orgullo nos apoya; y cuando tenemos éxito, él nos traiciona.

– Charles Caleb Colton

Orgullo. Incluso la palabra suena como si fuera mejor que las demás. Es por él que nos equivocamos al no querer preguntar a quién sabe más que nosotros. Es por él que desobedecemos reglas que no entendemos por pensar que sabemos más que quien las creó. Él nos hace tropezar, perder relaciones e insistir en el error.

Y a pesar de que solamente nos hace mal, nos apegamos a él como un náufrago a un pedazo de tabla.

Tal vez sea porque el orgullo nos ciega respecto a su existencia en nosotros. No logramos ver, por más claro que esté, que está estampado en la altivez de nuestra mirada, en la soberbia de nuestra nariz, en el desdén hacia otros que transpira de nuestro lenguaje corporal, en el diálogo interno que siempre nos exalta y subestima a cualquier persona que no sea “yo”.

Solo por un milagro el orgulloso puede ser libre de su maldición.

Pero el libramiento no viene con el toque de una barita mágica. Suele venir a través de humillaciones que Dios permite que el orgulloso pase para que él, tal vez, se quebrante y aprenda la humildad.

Tal vez.

Obispo Renato Cardoso.

Related Posts

2 thoughts on “Cómo lidia Dios con el orgulloso

  1. El orgullo nos hace caer mucho y en ocasiones nos hace pecar. Es necesario que pacemos por humillaciones y Dios lo permite sólo para que seamos libres del orgullo, aveces este nos impide también que nos acerquemos a Dios y impide que tengamos un verdadero encuentro con El.

  2. solo con una humillación sincera hacia Dios podemos lograr vencer el orgullo como relata el obispo Renato, quebrantándola y llegando a la humildad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *