¿Cómo los padres influencian en la voz interna de sus hijos?

¿Sabías que la manera en que les hablas a tus hijos puede influenciar su voz interna? Y eso los acompañará por toda su vida.

«Todos nosotros tenemos una voz interior. Aquella voz que conversa con nosotros […], que sirve como guía, conciencia, orientación y refuerzo», dijo Renato Cardoso, experto en temas de familia y pareja.

Él explicó que la manera en que el padre y la madre hablan con sus hijos se vuelve la voz interna de ellos.

«Muchos estudios muestran que la primera influencia sobre esa voz interna, que todos tenemos, es la voz de nuestros padres. Cuando usted, ya siendo adulto, va a enfrentar un desafío, una entrevista de trabajo por ejemplo, y escucha aquella voz que dice “no lo vas a lograr”, probablemente, proviene del pasado, cuando sus padres demostraban duda sobre su capacidad. Creían que usted no era lo suficientemente bueno y eran verbales sobre eso», afirmó.

Según él, esa voz nos acompaña toda la vida y por eso los padres deben observar la manera en que les hablan a sus hijos.

«Porque esa voz se queda con nosotros en todos los momentos, hablando negativa o positivamente. Es claro que ningún padre es tan perfecto como para que nunca haya dicho una palabra dura. Todos ya nos equivocamos en este sentido. Pero, eso no puede convertirse en una norma en la cual solo habla con su hijo cuando lo descubre haciendo algo malo. De esa manera, se volverá crítico, obviamente, eso es el gran problema. Pues, normalmente, cuando los hijos hacen las cosas correctas, nosotros solo observamos y no decimos nada, e incluso pensamos “no hizo más que su obligación”, comentó.

Reforzar algo positivo

Si, por un lado, la mayor parte del tiempo la voz de los padres es crítica o de reclamaciones, por el otro, en realidad, ellos lo hacen con la mejor intención, pues lo que quieren es educar, conforme lo señaló Cristiane Cardoso, escritora y esposa de Renato: «Ya cometí ese error muchas veces con mi hijo. En varias veces, cuando usted habla con cariño, él no lo escucha. Y, cuando usted habla de forma dura, criticando… entonces usted también piensa “mi intención no es menospreciar a mi hijo, es ayudar, entonces eso es lo que importa”».

Ella señaló que el problema de esa situación es que el hijo no ve ni escucha así las palabras de los padres. Y, con inseguridad y carencia, siente que ellos solo ven cosas equivocadas en él. Por eso, al joven le gusta estar más tiempo con sus amigos, pues allí encuentra personas que dicen lo que a él le gusta escuchar.

Entonces, ¿como los padres deben hablar y abordar las situaciones?

«Usted tiene que aprender a hablar de tal manera que él no vaya a sentirse despreciado. Solo que usted va a ayudarlo de una manera más eficaz. Lo que debe hacer es decirle a él de qué manera lo ve. Llegar y decir “perdóname las veces en que yo te hice sentir de tal manera, pero el hecho es que tienes esto de bueno” y dejarle eso muy claro a él. Cuando usted refuerza algo que piensa sobre la persona, de forma positiva, ayuda mucho… Así como la palabra menosprecia, también levanta», concluyó.

Entradas relacionadas