Como perder la fé en una semana

perder-fe

Seguramente usted ha leído un tutorial sobre determinado asunto. Son aquellos paso a paso de cómo hacer algo – hoy hay tutoriales para casi todo en la vida. Lo qué tal vez usted nunca imaginó fue encontrar uno sobre perder algo que todo mundo quiere tener, y no al revés.

Vamos a hablar aquí de fe. Sin ella es imposible agradar a Dios e insoportable vivir. Ella es una semilla Divina dentro de nosotros. Sin embargo, pocos la desarrollan, y la mayoría de los que se dicen cristianos han sido negligentes.

Basado en esto, la escritora Marelis Brum hizo un manual de actitudes que al transcurso de una semana, son infalibles en caso de que usted quiera perder su fe. La idea no es que usted las coloque en práctica, sino alertarlo en caso de que ya las esté practicando. «Nuestras decisiones diarias pueden acercarnos o alejarnos de Dios», resalta Marelis.

Vea a continuación el manual:

1º Día: Tornarse muy, muy ocupado y dejar de leer la Biblia;

2º Día: Estar removiendo el pasado y pensar en cómo sería su vida si hubiera hecho las cosas de otra manera;

3º Día: Tornarse aún más ocupado y dejar de ir a la iglesia;

4º Día: Comenzar a contar cuántas injusticias usted sufrió y cuánto merece ser tratado mejor;

5º Día: Pensar en el placer que usted sentiría en vengarse de aquella persona que le hizo daño;

6º Día: Comenzar a sentir lástima por sí mismo y culpar a otros por sus fracasos;

7º Día: Dejar de orar a Dios: «Después de todo, Él parece no estar escuchándome más»;

De hecho, sólo basta una semana para destruir algo que ha consumido tanto tiempo y esfuerzo para ser construido: su fe.

Muchos descuidaron estos aspectos e naufragaron en la fe (1 Timoteo 1:19). Si usted reconoce que está haciendo alguna de las cosas mencionadas arriba – o quién sabe todas ellas – y no quiere perder su fe, el consejo es simple y directo: haga lo contrario a ellas, no sólo por un período, sino por todos los días de su vida. El resultado le sorprenderá.

«Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.» 1 Corintios 16:13

Comparte este mensaje con sus amigos y familiares. Ayúdalos a cuidar este precioso regalo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *