Cómo no quebrantarse por las críticas

criticas

Usted puede ser muy exitosa en el trabajo o ser una estudiante en búsqueda de una carrera brillante. Puede ser una mujer simple o una sofisticada ama de casa. Poco importa. Si usted es realizada en las áreas personal y profesional, y más que eso, si posee luz propia, difícilmente logrará escaparse de las críticas. Algunas personas señalarán sus defectos y otras juzgarán sus acciones. Sepa cómo reconocer esos comportamientos ajenos y cómo impedir que estorben su caminata rumbo al éxito.

La luz propia es sinónimo de autoconfianza. Las mujeres seguras y decididas, que reconocen su propia importancia, emanan un brillo especial. Y eso es capaz de despertar tanto la admiración como la envidia. Lidiar con eso puede parecer complicado, pero la verdad es que exigirá solo un poco de atención y observación.

Al recibir una crítica, evalúe de qué forma puede contribuir para su perfeccionamiento como ser humano. Una amiga, por ejemplo, la alertó sobre su tono de voz en un lugar público. ¿Usted está de acuerdo con que estaba hablando alto? Entonces, esa es una observación que puede y debe ser considerada. Sea grata por las críticas constructivas. Estas la ayudarán a convertirse en una persona mejor. Sí, pues no somos perfectas y siempre hay algo que mejorar.

Lamentablemente, no todas las críticas son constructivas. Algunas pueden sonar incoherentes y, a veces, absurdas. Estas, la mayoría de las veces, son hechas solo para desestabilizarla a usted. Es importante recordar que las personas que quieren su perfeccionamiento, quieren su bien. Y quien quiere lo mejor para usted, no va a querer lastimarla u ofenderla. Por eso, es indispensable saber diferenciar lo que es constructivo, de lo que es destructivo.

Existen personas que, por pura envidia o celos, señalarán sus defectos sin ofrecer ningún tipo de ayuda o solución. Las críticas injustas pueden acabar con la motivación del día a día y causar bloqueos o inseguridades. Mantener ese bloqueo, ciertamente, no es lo mejor que puede hacer cuando esto le suceda. Es imprescindible evaluar esos juicios para no convertirse en una persona triste e improductiva. Agradezca la “gentileza”, pero, si no contribuye para que usted sea una persona mejor, hágase el favor de olvidarla.

“Tener a alguien que nos ayude a observar en qué punto estamos equivocándonos es un privilegio y no un problema. Y, aunque las críticas sean injustas o tengan la intención de disminuirla, extraiga  lo que es bueno”, refuerza Núbia Siqueira, en el texto “Cómo recibir elogios y críticas”, publicado en el blog de cristianecardoso.com.

Analice siempre de qué forma la crítica puede ayudarla a mejorar. Todas nosotras tenemos puntos débiles que pueden ser mejorados y transformados en puntos fuertes. Tenemos la capacidad de crecer, evolucionar y siempre progresar. Entonces, aproveche solo lo que fuera capaz de enriquecer su desarrollo personal.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *