justificada120917

La fe es así: primero se visualiza lo que se quiere y después se va a conquistarlo. Fue lo que aconteció con Abraham. Cuando habían pasado muchos años y la promesa de Dios en darle un hijo aún no se había cumplido, Abraham comenzó a cuestionarla, y Dios entonces lo llevó para fuera de su tienda y le dijo…

“Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si te es posible contarlas. Y le dijo: Así será tu descendencia. Y Abram creyó en el Señor, y El se lo reconoció por justicia”

Dios es quién nos da la visión de lo que queremos y esa visión nunca es pequeña o insignificante, pues Él no es de esas cosas… nuestro Dios sólo hace cosas extraordinarias.

Abraham creyó, es decir, él paró de cuestionar y dudar. Él creyó y punto. Cuando se cree de verdad, no se tienen más dudas, no necesita de más explicaciones.

No tengo ni idea como Dios va a hacer lo que Él me prometió… Yo sólo sé de una cosa: ¡qué creo!

Y eso, amigas, es lo que nos justifica. La creencia de Abraham lo justificó. Dios sólo trabaja a través de la fe; si usted cree, Él hace el resto. Si usted no cree, Él no puede hacer nada por usted…

por lo tanto… permanezca en la fe.

Cristiane Cardoso

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *