Concéntrate en el resultado

concentrese

Uno de los principales motivos por el que muchas personas no alcanzan sus objetivos es que muchos se concentran en lo que tienen que sacrificar y no en el resultado del objetivo a alcanzar.

Es un ejercicio diario y constante que exige práctica, esfuerzo y empeño. Piensa conmigo, ¿que fue lo que te llevó en algún momento de la vida a inscribirte en un gimnasio? ¿El deseo de adelgazar? ¿De tonificar su cuerpo? ¿De perder la barriga incómoda?

Pues bien, por un momento, aplica este mismo principio a los grandes objetivos que tienes o tuviste alguna vez en la vida. Cuando nos apuntamos a un gimnasio, tendremos que gastar dinero en la inscripción, en la mensualidad y hasta en el equipamiento, aunque lo que no vemos es ese sacrificio, sino más allá de él, los beneficios futuros que extraeremos de ese sacrificio momentáneo: la salud, la buena forma física.

Pero, ¿por qué motivo, cuando se trata de nuestros sueños, sólo vemos el sacrificio que debemos hacer? Porque la inversión es mucho mayor y el resultado no está garantizado. Porque ya vio a muchos esforzarse en el pasado y no conseguir nada. Y porque siempre ejercitaste tu visión para apenas ver lo más obvio, lo inmediato y no para ver un futuro prometedor, feliz y realizado. ¿Consigues ver ahora?

Fuente: juliofreitas.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *