¿Conoce el síndrome de la oficina enferma?

oficina-enferma

Se llama síndrome de la oficina enferma y se refiere a las consecuencias de trabajar en un lugar que resulta ser enemigo de nuestra salud, al acumular una deficiente ventilación, ruido excesivo o mala iluminación, entre otros factores. La mitad de los trabajadores de oficina podrían estar sufriendo este síndrome de la oficina enferma.

El Instituto de Biomecánica de Valencia apunta que algunos de los síntomas del síndrome de la oficina enferma son los dolores de cabeza, conjuntivitis, problemas dermatológicos o falta de concentración. Se trata, aseguran, de “un trastorno que afecta a miles de españoles y que es fruto del gran número de horas que pasamos ante ordenadores o entornos de oficina».

Según este instituto, de uno de sus estudios se desprende que hasta el 65% de estos afectados asocia estas molestias al mobiliario de oficina –silla, altura de las mesas, ordenadores–. Según recoge el último informe sobre salud laboral de la Organización Mundial de la Salud las partes del cuerpo más afectadas son el tórax, la espalda y los costados, seguidos de la región lumbar.

Según el profesor y director de IMF Business School, Carlos Martínez, lo «importante» es «disponer de un entorno ergonómico en el trabajo, revisar los equipos de aire acondicionado, sentarse en una postura adecuada, evitar el contacto prolongado con pantallas de ordenador o la falta de luz solar”.

Las dolencias propias de las malas posturas en el puesto laboral pueden causar distintos problemas de salud. Este fenómeno sumado a la falta de contacto con la luz solar o el excesivo número de horas ante pantallas de ordenador pueden generar este síndrome.

Según la Sociedad de Prevención de la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social (Fremap), el problema de estos trastornos es «que van apareciendo con el tiempo después de ir sufriendo una sobreexposición a posturas forzadas como sentarse de manera incorrecta, pasar demasiadas horas sentados frente al ordenador o la falta de contacto con la luz solar». Son situaciones laborales cotidianas que pueden causar fatiga visual, dolores en las lumbares, mala circulación en las piernas o malestar en las cervicales.

El aumento de estas dolencias está provocando que el 25% del absentismo laboral sea a causa de problemas musculares derivados de este síndrome, según datos del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Fuente: http://www.20minutos.es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *