¡Contrólate, por favor!

controlar-rabia

“Si no sabes controlar tu “yo”, no podrás controlar tus decisiones y consecuentemente los resultados serán catastróficos.”

El “YO” es el centro de las decisiones de cada ser humano. Pero, también es en el “YO” que encontramos el centro de lo que somos, de nuestra creencias, emociones, sentimientos, recuerdos, experiencias, conocimientos… por eso, el “YO” de cada persona puede variar aspectos, pero siempre converge en uno: en la dificultad que cada ser humano tiene en controlar al 100% su “YO”. El autocontrol, en realidad, es una rutina constante que todos, unos más que otros, intuitivamente practicamos.

Todos los días, aunque no nos demos cuenta, nos enfrentamos a situaciones extremas e intentamos controlar aquello que somos, por medio de nuestras reacciones.

Y, cuanto más eficaces somos, más afirmativos, seguros y firmes conseguimos ser en las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida. Por eso, recuerda siempre esta ecuación: ¡cuanto mayor sea tu autocontrol, mejores serán tus decisiones y más éxito tendrán tus resultados esperados!

Obispo Julio Freitas

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *