¿Cuál es el destino de su alma?

destino-alma

¿Usted está seguro del lugar para donde va a ir después de la muerte? Esta pregunta puede sonar extraña, pero es una realidad presente en la vida de todos nosotros, y que tarde o temprano sucederá en la vida de cualquier persona.

Por lo general estamos preocupados con los deseos terrenales, como con quién vamos a casarnos, cuántos hijos queremos tener, el auto o la casa que ansiamos comprar, en fin, pensamos muy poco en aquello que realmente interesa: la salvación de nuestra alma.

Todos los días resolvemos una infinidad de problemas, pasamos por distintas situaciones y dejamos quehaceres para el otro día, pero casi nunca pensamos en el destino de nuestra vida después de la muerte. Es como si, íntimamente, dijéramos que eso no va a suceder, o, por lo menos, no inmediatamente.

El problema es que, sea rico, pobre, con un diploma en sus manos o no, tarde o temprano todos vamos a pasar por eso. Mientras tanto lo peor está por venir. Cuando la persona muere, en verdad, deja de vivir  en la Tierra, pero continúa viva y consciente de su vida terrenal.  Y lo que ella eligió en vida indicará a dónde irá después. (Lucas 16:19-31).

Y aunque la Biblia hable explícitamente del infierno, arrebatamiento y vida después de la muerte, muchas personas no creen en la veracidad de las Escrituras, lo que dificulta la aproximación al Creador, al Único que puede salvar el alma de la condenación eterna.

Por eso es importante hacer un análisis personal sobre cómo estamos viviendo, lo que sentimos, pensamos y hacemos, porque la salvación involucra mucho más que una simple visita a la iglesia, tiene que ver con una entrega total a Dios, considerándolo el Salvador del  alma.

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.  Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 1 Tesalonicenses 4: 16-17

Le invitamos a participar en la Universal más cercana a su domicilio, para qué usted aprenda qué debe hacer para garantizar la salvación de su alma. Invite a sus amigos y familiares para que, a su lado, reciban el alimento espiritual que podrá garantizar la eternidad al lado del Señor y Salvador Jesucristo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *