Cuidado con las distracciones

cuidado-distracciones

Una de las exigencias más comunes de las empresas es que el empleado sea productivo. Cumplir metas dentro del plazo estipulado termina siendo una obligación básica para todos. Para lograr ese objetivo es importante no perder tiempo con distracciones. Muchas veces, son las culpables del bajo rendimiento de un profesional. El problema está en que, en el día a día, terminan formando parte de la rutina. La forma en la que lidiamos con ellas determinan el ascenso o la caída en la carrera laboral.

Las empresas están siempre atentas a la postura profesional por más que uno no lo perciba. Los jefes observan eso a la hora de promover o despedir al personal. Las distracciones son trampas que pueden perjudicar su trabajo.

Hay una serie de actitudes que pueden convertirse en distracciones y ser perjudiciales, como entrar a Facebook, a Twitter o a otras redes sociales.

De acuerdo con los especialistas, en promedio, las personas se concentran en una actividad por hasta 90 minutos siempre y cuando hagan recesos de 5 minutos cada 20.

Evitar la charla innecesaria, preparar la agenda y desconectarse de las redes sociales son algunos de los consejos que los profesionales dan para mantener la productividad en el trabajo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *