¡Cuidado! ¡No tropiece!

hombrecaido

¿Quién tiene el derecho de impedir que alguien sea evangelizado, libre o salvo?

¡NADIE! Incluso, el Señor Jesús afirmó que: “Pero al que haga tropezar[a] a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar.” (Mateo 18.6). O sea, si el Señor Jesús afirma, “ay de aquellos que son una piedra de tropiezo” para los que están en El Camino, que ya conocen La Verdad, imagina a aquellos que impiden a los que todavía no conocen de verdad.

El Señor Jesús nos libró de las tinieblas, del poder e influencia del mal para que Le conociéramos y Le sirviéramos.

Para que entiendas la gravedad del asunto, el Señor dice que: “… mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino… y que se ahogara en lo profundo del mar.” Que sepas que las dos peores muertes físicas que un ser humano puede sufrir es o por fuego o por ahogamiento. Por eso, nadie tiene el derecho de impedir que una persona sea evangelizada, libre o salva… ni los demonios (que conocen nuestros errores y debilidades) y ni mucho menos tú y yo, que conocemos la Verdad y servimos a Dios.

Sin embargo, ¿cuántos no fueron, no están siendo y no serán todavía? Aunque, esta no debe ser tu preocupación ni la mía… nuestra preocupación no debe ser quien fue, está siendo o será, sino, ¡QUE NO SEAMOS! O sea: ¡YO NO SOY Y NUNCA SERÉ, JAMÁS, UNA PIEDRA DE TROPIEZO” Sea para quien conoce o todavía no conoce, porque yo no tengo este derecho. ¡Además, nadie lo tiene, por eso el Señor Jesús no permitió que muriéramos sin conocer EL CAMINO!

¿No es verdad?

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *