De Hijos para Padres: El poder de la oración

oracion

¿Ya has pedido hoy protección para ti y para tus familiares? ¿Has intercedido en oración por la resolución de un problema de salud, o para que Dios dé sabiduría al médico a la hora de hacerle una

consulta?

¿Has pedido a Dios por tu hijo, que salió hoy hacia la escuela por la mañana temprano y que sólo volverá por la noche?

Pues si… Estas preguntas también han estado dentro de mi los últimos días.

Por estar tan involucrados a veces en nuestra rutina diaria, nos olvidamos de someter a Dios todos nuestros caminos y orar, aunque sea unos breves segundos, en favor de quien nos rodea.

La fe no sirve apenas para grandes conquistas, sino que es expresada en detalles que, tantas veces, terminamos por considerar demasiado pequeños para ser sometidos a la oración.

Al oír un mensaje del Obispo Macedo, avisándonos sobre esta gran realidad, no podía dejar de compartirlo con vosotras, para que sea algo que forme parte de nuestro día a día.

Como ya sabemos, este mundo es del maligno – y la tendencia es empeorar – ¿cómo podemos mantenernos libres del mal y proteger a nuestros familiares?

“Orad sin cesar.” (ITs.5:17)

Muchas cosas ocurren, incluso siendo personas de Dios, justamente por la falta de oración. Si nuestra fe no es ejercitada en el espíritu todo el tiempo, terminamos por ser guiados por los sentimientos y sin protección, con esto estaremos expuestos a todo tipo de peligros.

Y te preguntarás: “Pero, ¿Dios no libra?” Si, obviamente, y lo hace tantas veces de peligros que nunca llegaron, o llegarán a nuestro conocimiento.

Imagínate en una situación, que lo que destacaba en el ejercito para batallar contra un enemigo, una serie de armas de defensa y de ataque que tiene a su disposición, incluyendo la armadura; y vas a la guerra, pero no haces uso de las mismas y sales sin protección… ¡¿Qué crees que va a suceder?!

Dios puso a nuestra disposición diversas “armas” (Ef.6:11-18), siendo una de las más eficaces y de uso constante de la fe. Pero muchas veces insistimos en el error de descuidar la vigilancia, y terminamos por volvernos presas fáciles del mal.

Tenemos en la Biblia varios ejemplos de hombres de oración, cuya dependencia de Dios les permitió sobrepasar ejércitos, ser libres de los enemigos, curados de graves enfermedades, libres de leones y obtener libramientos milagrosos, ¡esto es sin duda, extraordinario! Acuérdate de estos, y del mayor ejemplo, el de nuestro Señor Jesús, que incluso siendo de Dios, no dejó de someterse en todo al Padre, en oración.

Todo el tiempo vemos relatos de que se retiraba para hablar con Dios; por eso tuvo fuerzas para hacer prevalecer la fe en los momentos más difíciles y marcantes de Su Ministerio terreno.

Si Jesús necesitó orar, para mantenerse constantemente en espíritu, ¡¿qué diremos nosotros?!

“La oración eficaz del justo puede lograr mucho” (Santiago 5:16)

vivifreitas.me/es/

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *