¿De qué depende subir y bajar?

subirybajar

Para un grupo restringido, pero no exclusivo, su día a día, depende, únicamente de aquello en lo que creen…

¡La vida depende exclusivamente de la Fe! Tanto que, en el Antiguo Testamento, Dios Padre, llegó a afirmar lo siguiente: “Mi justo vivirá por su Fe” (Habacuc 2.4). Más tarde el Señor Jesús, Dios Hijo, vino a este mundo y reafirmó: “Mi justo vivirá por la Fe” (Hebreos 10.38).

Y en dos mil años, desde el Señor Jesús hasta nuestros días, Dios ha probado mediante tu caso y mi caso verídico de superación y realización que, ¡el justo continua viviendo por la Fe! Esta es la única manera de que podamos vencer nuestras debilidades, problemas y alcanzar nuestros objetivos o realizar nuestros sueños. Sí, sólo es posible mediante una cosa… que no es conocimiento, la caridad, el tiempo de Iglesia o la posición… de hecho es, justamente, ¡mediante la Fe! Sólo la Fe Viva y Activa, en el Dios Vivo y Activo, ¡hace que venzamos! ¿El qué? ¡¡¡Nuestro Yo, nuestras debilidades, las tentaciones, las tribulaciones, o sea, el mundo!!!

SIN EMBARGO, SI POR LA FE VENCEMOS, POR LA DUDA PERDEMOS…

Cuántas personas conocemos que tenían una Fe maravillosa y, mediante ella, probaron que, realmente, el justo vive por la Fe. Pero, en un determinado momento de sus vidas, cuando son tentadas, atribuladas, perseguidas, sufren injusticias… o hasta incluso cuando sufrieron o pasaron por problemas delicados, cayeron, se corrompieron, se vendieron… y, mediante la duda, todo lo que conquistaron, ¡lo perdieron!

¡Sí, la duda ha sido usada por el mal! Y cuando tu fe está en alza, tu duda esta abajo, y cuando la duda está en alza, tu Fe está abajo. Ahora, te pregunto, ¿qué o quién hace que la Fe esté abajo y la duda arriba o viceversa? ¿Será Dios? ¿Las personas?

Te aseguro, mi amigo que, cuando tu Fe está abajo, está también abajo tu salud, carácter, tu vida profesional, tu relación profesional… ¡porque la Fe nos fue dada por Dios para que conquistásemos y mantuviéramos todo bien! Sí, porque sin Fe es imposible agradar a Dios… ¡sólo con la Fe es posible agradarle! Y así se alcanza, pues, salud, realización sentimental, prosperidad, unión familiar o salvación… entonces, querido lector, si la Salvación, que es la cosa más difícil, es alcanzada mediante la Fe, ¡imagina lo demás!

Entonces, nuevamente, la pregunta es: ¿Qué hace que tu Fe este abajo y tu duda arriba? La respuesta es unívoca: ¡EL PECADO! Es lo que hace que la Fe baje y la duda suba… ¿Y qué hace que la Fe suba y la duda baje? Simple: ¡EL ARREPENTIMIENTO! Cuando confiesas tu pecado o error, reconociendo tu pecado y la importancia de abandonarlo, odiarlo, entonces, recibes el perdón de Dios y, automáticamente, tu Fe comienza a subir y la duda a bajar.

En primer lugar analiza: ¿cómo está tu Fe? Dependiendo de tu respuesta, así será tu acción. Entonces, si quieres que tu Fe suba y la duda baje, sólo hay una forma: ARREPIÉNTETE, CONFIESA, AHORA, TU PECADO… ¡Y PIDE PERDÓN A DIOS!

Recibe el perdón de Dios, pues fue el Espíritu Santo quien te convenció de tu pecado, para que lo confesaras y abandonaras. ¡Dios cuenta contigo, y yo también, para hacer la diferencia en la Iglesia y en la sociedad!

Fuente: juliofreitas.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *