¡De todo corazón, NO!

detodocorazon

El exilio de Adán y Eva del paraíso no fue definitivo. Sin embargo, el regreso a la presencia del Señor Dios estaría condicionada a actitudes que comprobarían la disposición sincera de su querer.
Fue el hombre quien salió de la presencia de Dios por su libre y espontánea voluntad.
Para volver al estado original y disfrutar la presencia del Altísimo lo tiene que probar con actitudes.
Actitudes que muestren ese querer, no solo de todo corazón. Sino
… de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas.Marcos 12:30

Todo el corazón, toda el alma, toda la mente y toda la fuerza no dejan ningún espacio para nadie y nada.

El que ama a padre o madre más que a Mí, no es digno de Mí; el que ama a hijo o hija más que a Mí, no es digno de Mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de Mí, no es digno de Mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de Mí, la hallará. Mateo 10:37-39

En otras palabras:
Quien se dedica a su padre o a su madre más que al Señor Jesús no es digno de Él;
Quien se apega a su hijo o a su hija más que al Señor Jesús no es digno de Él;
Quien no asume su fe y sus consecuentes tribulaciones no es digno del Señor Jesús;
Quien intenta salvar su vida con la fuerza de su brazo va a perderla;
Por otro lado, quien pierde la vida a causa de su fidelidad y perseverancia en el Señor Jesús, la ganará.

Esta palabra complementa la anterior, no permitiendo la más mínima duda.
¡Es todo o nada!
¡Es sí, sí; no, no!
Obvio, tal esfuerzo sobrenatural involucra mucho más que un simple deseo: exige el sacrificio de la propia vida.
Para quien quiera mantenerse en la presencia de Él, el sacrificio tiene que ser diario.
Es la vida en el Altar…

Fuente: bispomacedo.com.br

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *