Desnudándose delante de Dios

delante-Dios

Son muchas las que preguntan: “¿Qué hago para conocer a Dios? Yo oro, soy sincera, voy a la iglesia, oigo los audios, acompaño los blogs, etc., pero mi oración no pasa del techo, incluso hasta lloro,¡y cuando acaba ese momento vuelvo al punto de partida! No sé qué hacer para tener el Espíritu Santo.”

Usted necesita despojarse de si misma. ¿Pero, cómo?

“…que en cuanto al pasado, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según las concupiscencias del engaño” (Efesios 4: 22)

Vamos a entender el significado de las palabras:

Pasado: algo que pasó, aconteció

Despojar: desnudarse, desnudez;

Corromper: adicto, pervertir, podrido, sobornar, seducir;

Concupiscencia: Deseo desenfrenado de satisfacer la sensualidad, el apetito sensual;

Engaño: acto de engañar, la ilusión, la traición, error de quien se engaña,llevar al engaño.

A veces se engaña a si mismo y no tiene respuestas, porque no fue a lo más íntimo de su alma y se “desnudó” ante Dios, avergonzada por alimentar en lo mas profundo de su ser, situaciones del pasado, cosas antiguas las cuales tiene voluntad de hacer , es decir, cosas que no Le agradan a Dios.

¿A quién le gusta mostrar su desnudez? Es decir, su vergüenza, su lado malo.

Aquello de equivocado que nutren en su interior, que le engaña, huele mal, y Dios no puede morar en un lugar que está podrido. ¿Usted podría?

¡Reconozca su vergüenza delante de Él! ExpliqueLe lo que le gusta y sabe que a Él no le agrada, lo que no quiere entregar, exponga delante de Él todos sus errores, la irresponsabilidad, el engaño, su dolor, lo que alimenta en su interior, todo lo que ve que está mal , su orgullo, sus sentimientos, como se ve…¡ Y lo que le dicen que es un error y que no lo ve como un error!

Querida, sólo cuando se rinda a Dios, odiando su naturaleza pecaminosa, rechazando ser así, es que Él le podrá dar “vestiduras” nuevas.

¡Deshágase de lo que le impide recibir las ropas nuevas de Dios, limpísimas, blancas como la luz, que es el Espíritu Santo! ¡Sólo entonces tendrá la salvación de su alma!

Dios envió a su Hijo amado para que en Él tengamos nuestros pecados perdonados, y por lo tanto no debemos mantenerlos en nosotros, por pequeños que sean ¡ tenemos que darlo todo! ¡Todo!

¡Dios les bendiga !

Viviane Freitas

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *