Después de esto, vale todo

valido270916

Él era uno de los doce apóstoles. Vio a Jesús transformar el agua en vino, caminar sobre las aguas, y Lo oyó clamar que es el Agua de la Vida. Pero se hundió y murió sediento. Tenía sus fallas como cualquiera de los otros once. Una de ellas, sin embargo, fue su ruina.

Judas “era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella.” (Juan 12:6)

¿Qué caracteriza a un ladrón? Toma para sí lo que es de los demás. Actitud condenable en todas las culturas, pueblos, creencias, e incluso entre ateos. Pero en el caso de Judas, con un agravante; robaba de la bolsa de ofrendas. Aquellas que las personas con fe, devoción y gratitud ofrecían a Jesús para el sustento de la Obra de Dios. No era solo el dinero de los demás lo que Judas robaba. Él tocaba lo sagrado.

Cuando una persona toca lo sagrado, todo para ella pasa a ser permitido. No hay más límites para hacer lo malo. Considere el caso de Judas, por ejemplo. Habiendo perdido el temor por lo sagrado, no le parecía malo sacar para sí de la bolsa de ofrendas. Desde entonces, nada más estaba mal para él. ¿Traicionar a Jesús por treinta monedas de plata? Acepto. ¿Mentir y fingir públicamente una preocupación por los pobres para robar aún más? Acepto. ¿Quitarme la propia vida (lo más sagrado que hay) después de haber sido descubierto como traidor? Acepto.

Es así. Después de que se toca lo sagrado, vale todo.

Dios designó ciertas cosas* como sagradas. La vida. Las escrituras. El Templo y sus utensilios. Los diezmos y las ofrendas. El ministerio de los que anuncian el Evangelio — entre tantas otras cosas. No es en vano que se nota en este mundo guiado por el mal una creciente cultura de irreverencia que busca borrar de la mente de las personas la consciencia de lo sagrado. Es la preparación para el final de los tiempos. Para que se cumpla lo que está escrito, las personas necesitarán cometer maldades cada vez mayores, sin ningún sentimiento de culpa. ¿Cuál es la mejor forma de garantizar esto? Hacer que pierdan el temor por lo sagrado.

Pero para quien está yendo por ese camino, vale una severa alerta de Jesús cuando Se refirió a Judas:

A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de Él, mas ¡ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre es entregado! Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido. Mateo 26:24

Bueno no haber nacido. Si hay una gota de temor Divino dentro de usted, respete lo que es sagrado. O descubra las consecuencias bajo su propio riesgo.

* Fue Él quien designó estas cosas como sagradas: la vida (1 Corintios 3:16-17), las Escrituras (Romanos 1:2), el Templo y varios utensilios (Levítico 22:2), el ministerio de anunciar el Evangelio (Romanos 15:16) — y otras más de 60 citas bíblicas.

Colaboró: Obispo Renato Cardoso

Obispo Macedo

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *