Diez consejos de protocolo en la mesa

consejos-protocolo

Considero que una de las mejores virtudes de una persona es su deseo constante de aprender. Nadie nunca aprendió todo; todos los días recibimos una nueva oportunidad, y si desperdiciamos esa oportunidad, un día la vida cobrará caro. Y es cuando viene la vergüenza y el arrepentimiento.

Saber como comportarse en las más diversas situaciones nos da seguridad, aumenta el desarrollo y evita situaciones embarazosas.

¿Sabe cual es el lugar campeón de errores y dudas? En la mesa.

No estoy hablando de reglas relacionadas a cubiertos de plata y copas de cristal, pero de situaciones simples, como: “¿Qué hago con ese hueso de aceituna? Ya la quiero tragar…”; “¿Puedo cortar la pasta?”; “¿Cuándo puedo comer con la mano?”; “Cuantos cubiertos… ¿Por donde empiezo?”

Vamos a aprender algunas reglas básicas importantes en restaurantes, fiestas, en el trabajo y, ¿por qué no? en la casa.
Cada lugar pide una ropa apropiada, así que infórmese sobre que debe vestir, no es vergonzoso preguntar y prográmese para nunca llegar atrasada.

1) Si le invitaron, muestre su satisfacción en estar allí. Sonreír y dar un regalo a la anfitriona es de muy buen gusto. La comida solo empieza cuando la anfitriona pone la servilleta sobre las rodillas. ¡Nada de prisa y empezar antes que los demás!

2) La servilleta queda siempre al lado izquierdo o en medio del plato. Al sentarse, pongala sobre las rodillas, sin abrirla totalmente (deje un dobles). Jamás lo sacuda, como si fuera tender una ropa, jeje.
Si necesitar levantarse, pida permiso y ponga la servilleta del lado izquierdo del plato.

3) En cuanto a los cubiertos, siempre empiece de fuera hacia dentro. Los platos serán servidos en orden a la mesa. De la manera americana, cortamos con cuchillo en la mano derecha, mientras sujetamos el tenedor con la mano izquierda. Al terminar de cortar, colocamos el cuchillo sobre el borde del plato. El filo del cuchillo queda siempre hacia dentro del plato. Luego, se cambia de mano, llevando el tenedor para la derecha. Claro que si usted es zurda, mantenga en la mano izquierda, y coma lo que fue cortado.

4) Tome pequeñas porciones para llevar a la boca. No se incline sobre el plato, lleve la comida hacia la boca. Nunca converse con la boca llena ni mastique con la boca abierta.

5) No ponga su bolsa o cartera sobre la mesa; los codos tampoco, ¡ni lo sueñe!

6) Las copas y vasos siempre a la derecha, y si hay varios, no se preocupe, el camarero sabe perfectamente donde servir. La copa más grande será siempre para el agua, pero, no se olvide: no debemos tomar ningún liquido con comida aun en la boca. Y antes de tomar su bebida, pase delicadamente la servilleta en los labios, pues ninguna marca de grasa o comida debe estar en la copa – eso solo es permitido a los niños.

7) En caso de que usted quiera algo que está distante, pidalo a quien esté más cerca. Nunca extienda la mano por delante de las personas.

8) Nada de sonidos mientras come, cuanto menos ruido al comer, más educada usted es. Las sopas, caldos y consomés deben ser tomados y no succionados, jeje. ¡Y nada de tirar el cuello hacia tras y volcar el plato para tomar hasta la última gota!

9) Posicione siempre los cubiertos de forma que muestre que usted ha terminado. Así, el camarero sabrá que ya puede retirar su plato.

10) Tomar el palillo para limpiarse los dientes en la mesa, ¡jamás! Es desagradable y nada higiénico. ¡Si quiere usar el hilo dental o palillo vaya al lavabo, con la puerta cerrada, y quizá hasta con la luz apagada, pues nadie merece ver esa escena!

Regla de oro: cuando no sepa que hacer, observe y espere hasta que alguien lo haga primero y luego síguelo. Claro, nada de elegir a alguien que también esté perdido, jeje.
Dudas, ¿quién no las tiene? Pero es mejor aclararlas, para no cometer los famosos errores.

¡Besos a todas!

Cristiane Cardoso

Related Posts

One thought on “Diez consejos de protocolo en la mesa

  1. Bueno el artículo, tengo una inquitud con respecto a los huesos… Estos se pueden succionar delante de las personas? A muchas personas le gustan. Cuando lo veo me dan ganas de salir corriendo. Esto me ha ocasionado problemas con mi familia, pues evito sentarme con ellos a comer, la comida se enfria y ellos ven esta actitud como mala educación. Ya les comenté que este comportamiento me desagrada, pero no me atiende y lo hacen con más frecuencia. Por otra parte, no me gusta comer aislada de mi familia. Creo que eso no agrada a Dios y puede ser una brecha para malos entendidos… ayudaaaaaa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *