Dime con quién andas…

agua

No seguirás a la mayoría para hacer mal. Éxodo 23.2

El versículo  arriba incluye, en pocas palabras, consejos y avisos muy importantes para nuestra vida. Las personas a nuestro alrededor tienen un gran poder de influencia sobre nosotros. Queriendo o no,  acabamos siendo influenciados por lo que vemos, por las conversaciones, por los ejemplos, los hábitos, las ideas, y el comportamiento. Es muy difícil no dejarse influenciar.

Por eso, Dios ya nos dejó este aviso: No ande con quien no sirve. Él nos aconseja, sabiendo que una vez estando próximos a otras personas es casi imposible no ser influenciados por ellas, a cortar el mal por la raíz: No tenga contacto con esas personas.

En vez de extenderme en las palabras, me gustaría sugerirle la práctica de ese versículo, pero solo si usted quiere:

  1. Mire la lista de contactos de su teléfono, e-mail, Facebook, Twitter etc., y vaya borrando todo y cualquier contacto de personas que no añaden nada bueno para su vida. Mantenga apenas contactos de personas que sean buenas compañías para usted.
  2. No acepte más “amigos” que usted no conoce en sus redes sociales.
  3. Si alguien le contacta, aunque usted no esté buscando tener contacto con esta persona, con la intención de hacer que su oído sirva de orinal o de traerle cualquier tipo de cosas malas, sea corto y preciso: pídale a la persona que no le contacte más. Y si esta persona sigue insistiendo, considere cambiar su número de teléfono, su dirección del email etc.
  4. Busque personas buenas para asociarse con ellas. Probablemente usted no va a encontrar una multitud, pues son pocos los que quieren entrar por la puerta angosta, pero intente y usted las encontrará.
  5. Aunque usted esté acompañando personas buenas, aprendiendo con ellas, acuérdese de siempre mantener sus ojos en el Señor Jesús, pues es solamente Él que nunca le decepcionará.
  6. Aparte tres minutos y vea el video abajo.
  7. Si este mensaje le tocó, compártalo con algún amigo que le venga en mente.

 Hijo mío, si los pecadores intentan engañarte, no lo consientas. Proverbios 1.10

Obispo Renato Cardoso

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *