“Dios bendijo mi vida y la de mi familia”

Test-María-Herrera

«Mi familia estaba destrui­da, en mi casa había mu­chas peleas y desunión. Te­nía muchos problemas con mi hijo y esto hacía que nuestra relación se llenara de resentimiento. Recuer­do que sufría de depresión y muchas veces lo que hacía era encerrarme en el cuarto y duraba horas sin hablar con nadie, me sentía sola, sin paz y con mucha tristeza. Veía que mi hijo prefería estar en la calle en vez de la casa, era rebelde y no existía comu­nicación entre nosotros.

En una oportunidad en la que me encerré en mi cuarto encendí la te­levisión y pude ver el programa de la Iglesia Universal, me llamó la aten­ción que el pastor había dicho que colocara un vaso con agua cerca del televisor para bendecirlo. Así lo hice y ese día dormí con paz, me sen­tí tranquila. Así que decidí partici­par en la Iglesia y buscar la ayuda de Dios.

Asistiendo y perseverando en las reuniones poco a poco fui liberada de todos los males, ya no me en­cerraba en el cuarto a causa de la depresión porque Dios había saca­do ese mal, aprendí a compartir más con mi familia y mi hijo.

Ahora gracias a la fe, puedo de­cir que somos una verdadera fami­lia, la relación con mi hijo es otra, él también me acompaña a la Iglesia y conoció al Dios vivo que hoy tengo en mi corazón, fue liberado y trans­formado completamente.”

María Herrera

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *