“Dios me sacó de la miseria y la humillación”

test-lunes170717

Era una mujer muy sufrida a causa de una enfermedad. Además de esto vivía en una pobreza extrema, perdí mi casa y vivía en un rancho, me sentía desesperada, porque pasaba muchas necesidades, no tenía nada para comer ni para vestir. Recibía ayuda de otras personas que me daban cosas usadas, no tenía ningún tipo de ingresos y esto hacía que me endeudara mucho.

Llegué a la Iglesia Universal a través de un anuncio del periódico. Comencé a participar y Dios abrió mi visión, empecé a colocar mi fe en acción y hoy soy una mujer transformada.

Hoy tengo mi propia empresa, tengo maquinarias y personal a mi cargo, ya no paso necesidades, pues Dios me abrió las puertas, tengo un camión y mi apartamento propio.

Dalia Mejías

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *