Dios perdona. ¡Ahora paga!

hombre

El perdón de Dios es mayor que cualquier pecado, pero lamentablemente no guarda al pecador de las consecuencias de sus actos.

Entienda: perdonar es eliminar la ira o el resentimiento contra quien pecó. Por lo tanto, el perdón no lidia con las consecuencias del pecado, sino con el pecador.

He observado que el que vive equivocado durante un tiempo, suele diferir su arrepentimiento y su cambio a causa del deseo de “aprovechar un poquito más”. Tal vez hasta en el subconsciente, la persona se dice a sí misma: “Yo sé que tengo que cambiar, y voy a cambiar pero no ahora… voy a seguir así un poco más… después me arreglo con Dios y con el mundo”

Es el síndrome del ladrón que siempre es apresado “la última vez” que iba a robar. “Solo esta vez más…después paro.” Cuando finalmente termina en prisión, entonces ora a Dios y Le promete cambiar. Y Dios perdona. Pero el ladrón tendrá que pagar su deuda con la ley y cumplir un tiempo de prisión.

Dios perdona al alcohólico y al drogadicto. Pero el cuerpo herido por los vicios pagará el precio.

Dios perdona al adúltero. Pero el niño nacido de la amante o la marca del adulterio permanecerá – sea que el matrimonio continúe o no.

Dios perdona sus gastos irresponsables. Pero usted tendrá que pagar la tarjeta de crédito.

Dios perdona su mentira. Pero quizás las personas a las que les mintió necesitarán mucho tiempo para confiar en usted nuevamente – si es que lo consiguen.

Por eso, la inteligencia espiritual nos enseña que la mejor cosa es no pecar. Y si ya pecó, parar cuanto antes.

Como alguien dijo: La primera cosa a hacer cuando se está en el fondo del pozo es parar de cavar.

Related Posts

One thought on “Dios perdona. ¡Ahora paga!

  1. Debemos de ser consientes de que somos humanos y somos pecadores ,pero también debemos saber que tenemos que arrepentirnos sinceramente desde muy adentro de nuestro corazón para ser visto con muy buenos ojos por Nuestro Señor, y nos de el perdón ,como bien sabemos que el que nos perdona solo es Dios ,el unico .
    Dios los bendiga grandemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *