Él actúa como un niño

elactuacomonino

Antes de casarse es necesario prepararse para asumir una nueva postura delante de la vida y de la persona amada. En esta nueva fase que surge después del intercambio de las alianzas, los hábitos son otros. ¿Un niño durmiendo en la cama del matrimonio? ¿El marido que se olvida de pagar las cuentas, pero no se olvida de jugar al fútbol con sus amigos? En la “Escuela del Amor Responde” de esta edición, Renato y Cristiane Cardoso responden las dudas sobre estos y otros asuntos de las amigas Janaina y Alessandra.

Alessandra – Estoy casada hace nueve años, tengo dos hijos y ellos duermen conmigo. Ya intenté hacer que se duerman en su cuarto, pero no quieren y, por esto, ya no tengo vida íntima con mi marido. Mi suegra vive con nosotros. Mi esposo y yo ya nos peleamos mucho a causa de ella. También conversé mucho con él sobre esto, pero él me grita y me humilla mucho. Me dijo que, si tendría que elegir entre su madre y yo, elegiría a su madre. ¿Qué hago?

Renato – El primer error es dejar que sus hijos decidan en la vida de ustedes. Usted dijo que lleva a los niños para que duerman en la habitación de ellos y ellos no aceptan. Por eso, no tiene otra opción que dormir con ellos en la cama y dejar a su marido en otro lugar. ¡Un momento! Alessandra, usted no está siendo madre. Darle todos los gustos y cumplir los caprichos de sus hijos es la receta para criar hijos delincuentes. Llore o no, el niño tiene su cuarto y tiene su cama. Y si va a dormir con alguien, que sea con su abuela y usted con su marido. Además de esto, usted pelea con su marido porque permite que su suegra interfiera en su matrimonio. Pero usted está actuando peor que él: deja a sus hijos en la cama de ustedes. Él por lo menos no ha puesto a su madre en la cama, aún.

Cristiane – Muchas parejas duermen con sus hijos y esto es una costumbre aquí en Brasil. Es muy común. La idea es que usted tiene un bebé, y es mejor que esté con ustedes en la habitación. Solo que, con eso, el niño termina creando una dependencia y no es culpa de él. Fueron sus padres los que hicieron que llegara a ese punto. Entonces realmente es necesario que usted pase por ese molesto momento, que es que ellos se quejen, lloren, para que usted pueda tener lo que necesita. Ahora tendrá que lidiar con esto.

Renato -Alessandra, usted tiene que entender lo siguiente: tiene dos niños y a su suegra en casa. En vez de estar a la defensiva con su suegra, si actuase con sabiduría, tendría a una baby-sitter, a una persona que la ayudaría a cuidar a sus hijos, a cuidar la casa, a hacer muchas cosas. Pero necesita ser la mujer sabia que sabrá conquistar a su suegra. Usted tiene que saber edificar su hogar, edificar su casa. Usted lamentablemente está destruyendo su casa con sus propias manos. No le estoy diciendo que su marido esté en lo correcto y que no tenga nada que mejorar. Seguramente tiene cosas para mejorar, pero mi consejo es para usted, porque no fue él quien pidió una orientación.

Cristiane – Usted no puede cambiar a su suegra ni a su marido, pero puede cambiar su actitud. Encuéntreles la vuelta a sus hijos, impóngales disciplina. Dígales que no dormirán más en el cuarto de papá y mamá y sea la mejor amiga de su suegra.

Janaina–No sé qué más hacer. Mi marido es inmaduro. Él está a cargo del pago de las cuentas y si no le pregunto, se olvida. De jugar a los videojuegos o de ir a jugar al fútbol con sus amigos no se olvida. Solo se acuerda de lo que le conviene. Ya conversé con él varias veces y no cambió nada. Ahora estoy fría con él, pero eso me hace sufrir. No quiero vivir de esta manera, solo que ya me cansé de hablarle. Él tiene 25 años y yo 21. Y ya estamos juntos hace dos años.

Cristiane – La persona solo aprende con las consecuencias. Obviamente las cuentas aumentarán, van a tener intereses y todo el mundo sufrirá. Pero si todas las veces usted irá hasta allí como una heroína a salvarlo de su olvido, de lo que dejó de hacer, nunca sentirá la necesidad de cambiar de verdad.

Renato – Sin sufrir la consecuencia, él no aprenderá. Lamentablemente, el ser humano es así. Aprendemos por el dolor. La mujer muchas veces comete ese error. Ya comienza con la madre que es muy protectora y resguarda al hijo de sufrir cualquier cosa: si él tiene algún problemita ella va a la escuela y pelea con la profesora; si el hijo necesita dinero, ella se lo da. Y el hombre se termina casando con una mujer que asume el papel de madre.

Cristiane – La mujer quiere evitar problemas, quiere ayudar a todo el mundo, quiere cuidar y todo lo demás. Solo que con esta idea de querer ayudar, termina perjudicándolo. Ella piensa así: “es más rápido, es más fácil. ¡Ah! No voy a esperar a que él lo haga”. Piensa que lo está ayudando, pero sin saberlo, está anulando a su marido. Usted termina haciendo el papel del hombre en casa. Pensando que si no lo hace así, nadie lo hará.

Renato – A corto plazo esto incluso funciona, pero a largo plazo la mujer entrena al hombre para la irresponsabilidad. Ahora, si la mujer será la contadora de la casa, todo bien que lo haga, pero ya no esté culpándolo por no saber nada de las finanzas o por no tomar ninguna actitud. Recuerde: usted asumió la responsabilidad de la casa. Con el consentimiento de él y con el apoyo de forma general, usted será la que paga las cuentas. Pero, si espera que él tenga participación en ciertas cosas, usted no puede abarcar todo. Porque, entonces, lo hará de mala gana e incluso se lo echará en cara. Tiene que decidir: o ayudará/entrenará a su marido para que desarrolle esta responsabilidad, dejándole a él lo que es de él, o lo tomará para sí.

Ahora, mi conversación es con el hombre

Usted debe darse cuenta si su mujer, sea casado o aún soltero queriendo casarse, no tiene gran razón sobre las quejas a su respecto. Porque cuando usted asume la posición de marido, de padre, de hombre casado, es necesario que deje ciertas cosas de niño o por lo menos las deje para otro momento y no falle en sus actitudes de hombre. Usted tiene derecho a jugar al fútbol, a los videojuegos, sin problemas. A mí también me gusta jugar al fútbol, pero no a los videojuegos, me parecen una pérdida de tiempo. Pero practico otras actividades. Pero, ¿por qué no afecta a mi matrimonio? Porque de las cosas que importan yo me hago cargo. Soy maduro. Actúo con responsabilidad. Entonces, si usted ha actuado como un niño dentro de casa, claro que tendrá a una mujer que será como su madre. Ella le dará órdenes, tendrá que hacer lo que su madre hacía cuando usted era pequeño. Por ejemplo, tendrá que andar detrás suyo recogiendo los juguetes que usted dejó tirados en el suelo. ¿Es esto lo que usted quiere, que ella le reclame por lo que usted dejó de hacer? ¿Se casó con una mujer para que sea su madre? Entonces, usted debe madurar. Y es esto lo que nosotros nos hemos propuesto en nuestras conferencias “Hombre Perfecto”, que también está disponible en DVD para la compra por www.arcacenter.com.br

Cristiane – La mujer tiene que dejar que el hombre se desarrolle. Hoy en día, la mujer se interesa por un hombre y le pide para ponerse de novios. Una cosa que jamás sucedería en el pasado, porque era el hombre quien tenía que pedir su mano en matrimonio/noviazgo.

Hoy es todo muy fácil, es todo liberal. La mujer ya se viste para llamar la atención del hombre y él la mira. ¡Listo! ¡Ella ya lo conquistó! ¡Se lanza sobre el hombre y listo!

Entonces todo está cooperando. La mujer está “atacando” al hombre, sea en la manera de vestir, en la forma de comportarse, y el hombre queda en una situación en la que piensa: “¡No necesito hacer nada! ¡No necesito luchar! ¡No necesito conquistarla!”

Renato – Y es muy cómodo para él. Cuando encuentra a una mujer que hace todo, él se conforma. Porque el hombre, por naturaleza, ya es conformista.

Renato y Cristiane Cardoso aconsejan a parejas y a solteros a participar de la “Terapia del Amor” – una conferencia que el matrimonio realiza todos los jueves, en el Templo de Salomón (Avenida Celso Garcia 605, en San Pablo) 

Aquí en Venezuela la Terapia del Amor se realiza todos los jueves especialmente a las 7:00 pm,  en el Bulevar de Sabana Grande,  diagonal a la estación del metro Chacaíto. Teléfono 0212- 952-00-42 – o en una Universal más cercana a su domicilio.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *