El águila y la serpiente

el-aguila

Un águila no lucha con una serpiente en el suelo.  Ella la agarra y la transfiere a otro campo de batalla: el cielo.
Después de llevarla hacia arriba, la suelta hacia el suelo.
Una serpiente no tiene ninguna resistencia, ningún poder, ningún equilibrio en el aire.
Allí se revela inútil, débil y vulnerable. En el suelo, es mortal, sabia y poderosa.
Como un águila, no se limite a luchar en el reino físico.  ¡Lleve la lucha hacia el Reino del Espíritu: ORACIÓN!
Las decisiones que cambian las cosas aquí en la Tierra se toman en el cielo.
Obispo Edir Macedo

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *