El crecimiento del Evangelio en la India

universal-church-in-india“Encontré a un Dios vivo!” Esta frase sonaría como un testimonio más, entre tantos que se cuentan por aquellos que son liberados de la religión, no si está siendo contado por un indio que durante toda su vida creyó en la existencia de más de 300 000 dioses distintos. El pastor Sathish Kumar, de 31 años, está en la Iglesia Universal desde hace 16 años. Él llegó a Brasil hace unos días, con su esposa, Anitha Sathish Kumar, de 23 años, para absorber toda enseñanza y experiencia de la cuna Universal,  por medio de los encuentros de fe, que suceden a diario en los templos del país, y llevarlo a India.

“Cuando recibí la noticia de que viajaría a Brasil para ver de primera mano el trabajo de la Iglesia en su país de origen me quedé muy feliz. Pues el propósito de este viaje es que mi visión sea abierta, porque no tenía idea de lo que es la Iglesia fuera de la India, a excepción de las imágenes y la información de Internet y de otros pastores. Tanto es así que cuando vi el culto, me quedé impresionado con la organización y la disciplina existente. Por otra parte, me sorprendió el gran número de personas en las reuniones, todos contentos y que viene en orden”, dijo el pastor, más que satisfecho con todo lo que veía.

india-para-jesusNacido y criado en Chennai, la ciudad más grande en el extremo sur de la India, Sathish fue criado en un hogar marcado por la pobreza. Él dice que, aunque su padre tenía un trabajo estable en el Gobierno, todo dinero que ganaba, era para pagar las deudas y ayudar a los niños, que vivían enfermos. ”Vivíamos en una casa hecha de hojas de plátano, no había nada, ni paredes. Cuando llovía, no podíamos dormir, porque todo se mojaba adentro. También tuvimos que vivir con las ratas, escorpiones, cucarachas y muchos insectos. El baño era terrible. Vivíamos una vida miserable, horrible “, recuerda.

Dada la situación de calamidad a que se enfrentaron, el ahora pastor y su familia trataron de encontrar refugio en uno de los dioses adorados, pero la respuesta nunca llegaba.

“Pensé que nuestro sufrimiento no tendría fin”

En la misma ciudad, pero en una comunidad diferente, Anitha también sufrió, no sólo debido a la pobreza, pero sobre todo por la adicción a drogas que reinaba en su casa. ”Mi padre era un alcohólico. A pesar de tener un buen trabajo, gastaba todo con la bebida. Yo, mi hermana y mi hermano menor no teníamos paz. Sufrimos mucho. Antes que mi padre llegase a casa, nosotros íbamos a la cama más temprano, para no verlo golpear a mi madre. Varias veces, llegó al punto de despertarnos, ordenándonos que formásemos una fila para ver la escena de la agresión “, dice, lamentando el episodio.

Presenciar estas peleas constantemente hizo que la pequeña Anitha, con 9 años, invocara a los dioses de sus padres, pero no para que la ayudarla, sino que la matarla. ”Pensé que nuestro sufrimiento no tendría fin. Pedía a los dioses la muerte, porque no podía soportar aquella situación”.

Un día, los voluntarios de la Iglesia Universal del Reino de Dios fueron a evangelizar en su comunidad, y se encontraron con la madre de Anitha. Ella rápidamente aceptó la oración missionaria-indiana-universal-churchque se ofrecía a los residentes de la comunidad. A partir de este día en adelante, la luz al final del túnel que esta familia estaba buscando vino, y el primer milagro que ocurrió fue la cura. ”Mi hermano fue curado de un tumor en el ojo, que siempre aparecía. Al ver el poder de Dios, todos acompañamos a mi madre a la iglesia, porque vimos el milagro en su vida “.

Pero no fue sólo la cura para las enfermedades que  motivó a Anitha inclinarse ante el único Dios, sino también la posibilidad de que podría tener un futuro diferente, libre de cualquier religión. ”Cuando llegué a la IURD, descubrí que mi vida no tendría que ser como mi madre, que podría ser feliz al lado de una persona que nunca me pegaría, ni ser adicto al alcohol, como  vi en toda mi vida en la figura de mi padre “.

La felicidad estaba por alcanzar a Sathish, y por el mismo camino: la evangelización. Esta vez, su madre oyó un programa en la radio y se fue al Templo de Universal en busca de ayuda divina, llevando a sus hijos con ella. ¿ Lo que encontraron allí ? El pastor Sathish  nos contó: “Yo nunca había entrado en una iglesia cristiana y pronto me di cuenta de que no había imágenes, las oraciones eran diferentes, la predicación era diferente, realmente vi el poder de Dios allí. Los demonios se manifestaban y eran expulsados, ​​y los milagros suceden. En la antigua religión, nunca había visto nada como eso, nunca había tenido una experiencia real con Dios, solo eran enfermedades y sufrimiento. En el primer día que llegué, mi intención era volver más a menudo. Incluso sin entender mucho, sentí un fuerte deseo de seguir asistiendo a las reuniones.”

Tal fue la dedicación a Dios, que Sathish, liberado, convertido y bautizado con el Espíritu Santo fue levantado a obrero. Paralelo a esto, la vida financiera también estaba empezando a dar sus frutos. Pero había que elegir, y él no dudó. ”Conseguí un trabajo en el campo de la electricidad, era un interno, estaba con empleo garantizado por el Gobierno. Al mismo tiempo, mi deseo era dejar todo y servir a Dios en el altar. Yo era muy aferrado a mi familia, pero ya no pensaba en nada más, sólo pensaba en servir al Señor, porque había visto el poder de Dios en mi vida y en mi hogar.missionario-indiano

El nuevo Obispo Macedo

Hoy en día, Sathish es uno de los cuatro pastores nativos de la Iglesia Universal que no se deja intimidar por la constante persecución religiosa que sufren los cristianos en la India, y con fe, sin emoción, proclama la Palabra de Dios a los que sufren en Chennai y Mumbai, lugares que cuentan con templos de la Universal.

“Una de las mayores dificultades que enfrenta la Universal en el país es tener que lidiar con otras iglesias cristianas que promueven la emoción en lugar de la fe racional, confundiendo a la gente con muchos sentimientos. Hay casos de iglesias que compran miembros con comida, pagan a la gente para ser bautizados, por lo que el gobierno piensa que todas las iglesias hacen esto y empiezan a obstaculizar nuestro trabajo. Muchos no van a buscar a Jesús, van por lo que ofrecen a las personas. Nos enfrentamos a la persecución religiosa por parte del Gobierno, la policía, pero la mezcla de fe con la emoción, para mí, sigue siendo la peor parte “, dice.

El pastor estuvo presente el domingo (31) en la reunión de las 18 horas del Espíritu Santo en el Cenáculo de Santo Amaro, en el sur de la capital del estado de SP, donde, en pocas palabras, dijo a los presentes acerca de sus experiencias como misionero en la India . En un momento dado, el obispo Renato Cardoso, quien tradujo las palabras del pastor, dijo que las oraciones se hicieron para que cuando regrese al país, el pastor Sathish se convierta en el nuevo Obispo Macedo indio. Estas palabras hicieron eco en su interior como una misión difícil, pero no imposible de lograr.

“No podemos hacer el trabajo solos, hay necesidad de hacer discípulos, y ese será nuestro objetivo en estos momentos. Al ver toda la obra de la iglesia aquí en Brasil, entiendo que el obispo Macedo hizo discípulos en todo el mundo, y esta va a ser mi misión cuando vuelva: hacer discípulos para el Señor Jesús. Sé que no será nada fácil, voy a tener que dedicar mucho, pero voy a seguir adelante, porque Dios me capacitará” concluyó el pastor.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *