El día en que todo debería haber salido mal

dia-salir-mal

«Está todo tan organizado… ¡se merecen que los felicitemos!»

Este fue uno de los millares de comentarios positivos que recibimos el día 31 de julio, cuando tuvimos la inauguración oficial del Templo de Salomón. En la ocasión tuvimos la presencia de la presidente Dilma y muchas autoridades, celebridades y empresarios de este país.

Incluso el vestido azul de terciopelo de nuestras amigas que trabajaron en el Ceremonial fue elogiado. Les preguntaron: «¿De qué empresa son ustedes, para que las podamos contratar en el futuro?», y ellas, con mucho orgullo, decían: «Somos esposas de pastores y hacemos lo que hacemos por amor a nuestro Dios.»

Realmente, el evento fue extraordinario en todos los sentidos, pero hay un lado que nadie contó y que no salió en las noticias ni en las fotos. El backstage, en el que tuvimos que enfrentar el infierno hasta 5 minutos antes de que el evento comenzara.

Fueron meses de amenazas de todos lados…

Marcaron una manifestación para ese día – nadie apareció.

Quisieron encontrar algo que estuviera contra la ley que pudiera hacer que se cancelara este evento – no encontraron nada.

Esparcieron todo tipo de mentiras al respecto del Templo – eso no nos afectó en nada.

Y muchas otras cosas de las que sé que me cuidaron para que no las supiera.
Pero la más ridícula de todas fue justamente en el momento de la llegada de la presidente al Templo: la luz se apagó y quedamos a oscuras hasta 5 minutos antes del evento.

Nuestros electricistas de turno no sabían qué hacer, pues todo estaba aparentemente funcionando, pero nada de luz. Nadie lograba resolver el problema hasta que un milagro sucedió, y hasta hoy los electricistas no logran explicar cómo lograron solucionar algo que ni siquiera ellos sabían que estaba mal… descubrimos después que nuestro sistema de electricidad había sido saboteado.

A los ojos de todos, aquella noche todo estaba perfecto, pero solo Dios sabe cuánto tuvimos que luchar y cuánto tuvieron que trabajar Sus Ángeles para que el evento sucediera. Fueron meses de preparación, con personas de todos lados haciendo de todo para impedirnos, estorbarnos, denigrarnos, amenazarnos y amedrentarnos… pero lo que no sabían y que quizás aún no lo sepan es que la Universal no es dirigida por hombres, sino por el propio Dios. Quien se levanta contra ella, se levanta contra Él.

Veamos lo que terminó sucediendo en nuestro país. La iglesia más perseguida de Brasil fue prestigiada por las mayores autoridades de Brasil, mientras que todos los medios brasileños soñaron entrevistar al hombre a quien un día tanto llamaron ladrón… ¡Ah, qué día!

Vale la pena esperar por la honra que viene de lo Alto, pues cuando viene, incluso quien no quiere, termina formando parte de ella también.

[galleryview id=70]

Colaboró Cristiane Cardoso.

www.bispomacedo.com.br/es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *