El éxito de una plantación

unaplantacion

Para todo existe una explicación plausible. Para el éxito, para el fracaso, para la ganancia y para la pérdida… nada surge fruto de la casualidad, mucho menos los sucesos en la vida de cada cristiano. ¿A qué se debe el éxito de una plantación? ¿Sería la tierra, a la semilla, al sol o al sembrador? La respuesta es: ¡la lluvia, el agua! El éxito de toda plantación reside desde la primera hasta la última lluvia. A veces, la tierra no es muy buena, otras veces es la semilla que no es de buena calidad, pero, al haber lluvia, entonces, hay éxito en aquella plantación, o sea, la cosecha satisface al sembrador o agricultor.

Pero, ¿qué tiene eso que ver con quién acude a la Iglesia a buscar a Dios? ¡TODO! Dios dijo que el Espíritu Santo es “la primera y última lluvia”. Eso significa que para que tu y yo tengamos éxito en nuestra vida, independientemente de los problemas que enfrentemos en la salud, vida sentimental, familia, área económica, profesional, etc… el éxito depende de tu base espiritual.

La vida espiritual es la base para las demás áreas de nuestra existencia, sea física, sentimental, familia, material o emocional. ¡Todo parte de ella y converge en ella! Y cuando tu vida espiritual es débil o deja que desear, entonces, comprometes las demás áreas de tu vida.

Por otro lado, cuando estás bien, espiritualmente estás caminando de manos dadas con el Señor Jesús, el Espíritu Santo habita en ti y, la prueba de ello no es tu tiempo de iglesia, conocimientos bíblicos o los milagros que recibiste, sino los frutos del Espíritu Santo – la Paz, la Alegría, el Amor, el Dominio Propio, la Mansedumbre, la Longanimidad, la Benignidad, la Bondad, la Perseverancia, la intrepidez, el coraje y la definición.

Aunque estés enfrentando problemas, cuando estás bien espiritualmente, todas tus necesidades son atendidas, todos tus problemas superados, y te mantienes firme y fiel. No esperas sólo entrar en la Tierra Prometidas, sino que también la posees y la disfrutas.

Esta fue la Promesa de Dios, que es completa: ¡ENTRAR, POSEER Y DISFRUTAR! Así como Dios es Padre, Hijo y Espíritu santo. El hijo de Dios debe entrar, poseer y disfrutar, pero eso requiere de ti y de mí una fuerza interior, un equilibrio emocional, una constancia de prácticas que solamente con el Espíritu Santo alcanzaremos.

Por eso, tal y como lo que garantiza el éxito de una plantación es la lluvia, de la misma forma,¡LO QUE GARANTIZA EL ÉXITO DE TODO VERDADERO CRISTIANO ES EL ESPÍRITU SANTO!

Y, si no recibes tal “lluvia”, acabarás comprometiendo tu “plantación”, o sea, tu salud, tu matrimonio, vida familiar, económica, porque lo que garantiza el éxito en la vida cristiana no es el conocimiento bíblico, la posición en la iglesia, hacer caridades o el tamaño de tu fe, sino , justamente, el hecho de estar lleno/a del Espíritu Santo.

¡Dios quiere que el Espíritu Santo viva en ti! Y así como la lluvia desciende sobre la tierra, la tierra absorbe el agua, da frutos, después se evapora con el calor y vuelve a las nubes, Dios quiere que ocurra, o sea, Él quiere dar Su Espíritu para Su pueblo, para que su Pueblo produzca frutos y, en los momentos más difíciles, de “calor”, no desaparezcas, al contrario, que tu comunión con Dios se fortalezca y estés siempre concatenado con los Cielos, con Dios.

Infelizmente, muchos, que dicen ser de Dios, cuando pasan por problemas, dificultades, persecuciones o tribulaciones, reniegan, blasfeman, dudan, culpan a Dios, a la Iglesia, al mundo, excepto a la falta del Espíritu Santo. Aunque, lo que falta a la mayoría de las personas que dicen ser de Dios, no es conocimiento ni Fe, sino el Espíritu Santo.

Y los que son bautizados con el Espíritu Santo, en el momento del “calor”, no blasfeman, no murmuran, no retroceden, al contrario, superan todo, sea tentación, tribulación o persecución. Dan Gloria a Dios, que es la “evaporación”.

O sea, es un ciclo: ¡de Dios viene el “Agua”, y hacia Él va de nuevo; de Dios viene la Fuerza, y para Él es la Gloria!

 Fuente: juliofreitas.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *