El Mayor Injusticiado

elmayorinjusticiado

¿Sabe quién es el mayor INJUSTICIADO del Universo? La respuesta: ¡DIOS!

Comienza con la incredulidad de los hombres que Él creó. Después de que tantas evidencias de Su existencia son colocadas ante nosotros, tanto naturales como sobrenaturales, aún vemos a la mayoría de los seres humanos siendo incrédulos.

¿Quién es el incrédulo? ¿Es aquel que no cree en la existencia de Dios? Sería obvio dar un “sí” como respuesta. Sin embargo, existen más incrédulos que dicen “creer” en Dios que los que dicen no creer en Él.

¿Cuántos son los que dicen “creer” en Dios, pero aceptan vivir una vida que desafía todo lo que Él promete? Él promete vida con abundancia de paz, alegría, salud, felicidad conyugal y familiar, prosperidad y mucho más (Juan 10:10), y, aún así, los que “dicen” creer en Él viven una vida opuesta a lo que Él promete.

¿De qué sirve “creer” que Él existe y no creer que Él es capaz de cumplir lo que prometió?
¡No sirve de NADA! Es como no creer para nada.

En la Biblia, más precisamente en la carta a los Hebreos, capítulo 11, versículo 6, encontramos:

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Le hay, “y” que es galardonador de los que Le buscan.

¿Qué significa la palabra galardonar? Bien, aquí va el significado según el diccionario Michaelis: Dar galardón a, premiar, recompensar, y también aliviar, consolar, compensar.

Quiere decir, se debe creer que Él existe, “y” también creer que Dios quiere recompensar, aliviar, consolar y ayudar a aquellos que creen que Él es capaz de cumplir Sus promesas. Solo así, Dios será justo para con ellos.

Las religiones son las más grandes incentivadoras de esa tremenda INJUSTICIA para con Dios. Ellas incentivan a las personas a cruzarse de brazos y esperar por el sentimiento de “pena” o “misericordia” de parte de Dios, que supuestamente va a intervenir tarde o temprano, sin la necesidad de buscar lo que se necesita. ¡¡¡Mentira!!!

En el libro de Mateo, capítulo 7, versículos 7 y 8, leemos:

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

¡Tiene que pedir, buscar y llamar, para que las promesas de Dios se cumplan!

¿Usted piensa que es demasiado? Bien, ¡paciencia! Para mí, lo que Dios está exigiendo, a cambio del cumplimiento de Sus promesas en nuestras vidas, es nada comparado al resultado.

Sin embargo, también sé que Él fue y continuará siendo (no por mucho tiempo) el mayor INJUSTICIADO del Universo. Como dicen: “¿Creer o no creer?, ¡esa es la cuestión!”

¡¡¡Espero que sean todos iluminados por esta revelación!!!

Fuente: bispomacedo.com.br/es

Related Posts

One thought on “El Mayor Injusticiado

  1. Muy cierto Dios dijo que el que busca encuentra y cuando las personas piden utilizando la Fe con coraje y perseverancia esta se manifiesta en victoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *