El Pan nuestro de cada día

pan-nuestro

Esta Promesa pasa más que esperanza;

Transmite fuerza, ánimo, coraje, fe.

Sobre todo, VIDA.

Sí, el Propio Espíritu de la Vida.

Para quien cree.

No hace falta interpretación.

Pero necesita convicción.

Beba y disfrute el Espíritu de Su Autor.

“Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos; y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy el SEÑOR, el Dios de Israel, que te pongo nombre.” Isaías 45:2-3

Obispo Edir Macedo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *